Dolores Padierna: Continúan los ataques a los periodistas, pese a las promesas oficiales

Tras el asesinato de Javier Valdez, un periodista con proyección internacional, el presidente de la República anunció medidas “urgentes” que nunca salieron de Los Pinos

La violencia contra los periodistas en México ha colocado a nuestro país como puntero en la ominosa lista de los países más peligrosos para la prensa. En 2002, México ocupaba el lugar 75 en el Índice de Libertad de Prensa que elabora la organización Reporteros Sin Fronteras. Este año, según el mismo reporte, nuestro país se ubica en el sitio 147. El informe recoge los casos de 10 periodistas asesinados en 2016 y los seis que han sido víctimas de homicidio en lo que va del año en curso.

La respuesta del gobierno de Enrique Peña Nieto ha sido puramente retórica. Tras el asesinato de Javier Valdez, un periodista con proyección internacional, el presidente de la República anunció medidas urgentes que nunca salieron de Los Pinos.

El acoso y las agresiones han continuado tras el crimen del reportero sinaloense. Los colegas de Valdez en el semanario Ríodoce han seguido recibiendo amenazas. El periodista michoacano Salvador Adame fue secuestrado en Uruapan. Las instalaciones de la revista Proceso fueron allanadas por sujetos desconocidos el 21 de mayo. Un grupo de reporteros fue agredido en Veracruz, y sus equipos de trabajo dañados, frente a la impasible policía estatal que no actuó pese al flagrante delito. Todos los días los medios nos informan de amenazas y ataques, muchas veces cometidos por autoridades.

En ese contexto, la Secretaría de la Defensa Nacional excluyó al periódico La Jornada y su reportero Jesús Aranda de la cobertura de un acto público, además de cancelar los envíos de información. Ese hecho, que supone llanamente impedir el derecho de la sociedad a ser informada, mereció que la Comisión Nacional de Derechos Humanos pidiera medidas cautelares para el diario y el periodista.

Frente a la ceguera gubernamental, más de 60 medios nacionales lanzaron, el 24 de mayo, un manifiesto bajo el título Basta ya, en el que demandaron al Estado garantizar el derecho a la información.

Hace dos días, las principales organizaciones internacionales dedicadas a la defensa de la libertad de expresión firmaron una petición conjunta dirigida al gobierno mexicano, al que demandaron fortalecer los esfuerzos para finalizar la impunidad de aquellos que desean silenciar periodistas y que ponga fin a la creencia en el país según la cual intimidar a un editor o reportero no trae consecuencias.

Las organizaciones recordaron que los relatores especiales para la libertad de expresión de la Organización de Naciones Unidas y la Corte Interamericana de Derechos Humanos siguen esperando que el gobierno mexicano responda a su solicitud de realizar una visita a nuestro país. El gobierno de Peña Nieto ha guardado silencio al respecto pese a que considera los ataques una emergencia nacional.

Firmado por los directivos de la Asociación Mundial de Periódicos y Editores de Noticias (WAN-IFRA, por sus siglas en inglés), Reporteros Sin Fronteras y ARTICLE 19, entre otras agrupaciones, el comunicado insta al gobierno a abrir la puerta a los relatores especiales de la ONU y la CIDH para que examinen el aumento de los niveles de violencia y propongan soluciones que ataquen a la impunidad, de una vez por todas.

Nos sumamos a esa petición, justo en esta fecha en que recordamos el asesinato, hace 33 años, del legendario periodista Manuel Buendía.

*Líder de los Senadores del PRD

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBolsa de red: El must del verano

Bolsa de red: El must del verano