Doble fracaso

En la enésima prueba de la inconsistencia del fútbol mexicano, el campeón Chivas ya está eliminado de la Liga y la Copa

Doble fracaso

Se antojaba difícil que el Atlante superara al Guadalajara en el duelo de los equipos del pueblo. Se enfrentaban el campeón del futbol mexicano y el penúltimo lugar de la Segunda División. Pero el Atlante -antigua casta barrial- se impuso en penales al conjunto rojiblanco y lo dejó fuera del Torneo de Copa. Los milagros existen.

Un equipo desarraigado que tiró a la basura el capital deportivo que representó salir campeón hace 10 años, fue a Guadalajara con arrestos y le acabó pegando una dolo- rosa bofetada.

Tal parece que la llegada de Eduardo Rergis a la dirección técnica fue el revulsivo que necesitaban los azulgrana. Sin ninguna posibilidad de ascender a la Primera División, le queda al Atlante la esperanza de conquistar este otro certamen que recobró importancia en la medida en que los clubes, sobre todo los del máximo circuito, lo tomaron más en serio.

Se consumó así el segundo fracaso del Guadalajara en el segundo semestre del año, después de no clasificar a la liguilla. Apenas cinco meses antes se había coronado campeón tras vencer a los poderosos Tigres. ¿Cómo entender que el monarca de nuestro balompié tenga una caída tan estrepitosa y ni siquiera alcance a colocarse entre los ocho mejores? El Rebaño empezó muy tarde a jugar bien. De poco servirá ese futbol ligero, vertical, bien conectado, con muchas llegadas y la refrescante aparición de jóvenes valores de las últimas dos o tres semanas. Este doble fracaso llega justo al cumplirse 15 años de la gestión de Jorge Vergara como propietario del equipo mexicano por antonomasia.

Sus números incluyen dos títulos de liga, dos de copa, un subcampeonato liguero y una Supercopa.

Hace tres lustros, con Vergara llegaron la volatilidad, los cambios drásticos de entrenadores y directivos, estadio nuevo, exportación de jugadores, televisión propia y la friolera de 21 procesos diferentes, demasiada inestabilidad como para pensar en el éxito sostenido.

Jorge entró en razón y aprendió el arte de deslindar responsabilidades. Apostó por un proceso largo con el actual entrenador y los resultados no tardaron en llegar. El polémico personaje supo asesorarse y dio un golpe de timón en el manejo de la institución tapatía. Sin embargo, el paupérrimo desempeño de su equipo después de ganar el título, lo obligará a hacer un análisis muy profundo de aquí a enero.

PAGADOR

José Luis Higuera, brazo derecho de Vergara, retó a este columnista a través de Twitter a apostar algo en el partido de marras. Así de grande era la confianza en la victoria sobre los Potros de Hierro.

No había pasado ni una hora de la victoria de la escuadra cancunense cuando José Luis subió un video enfundado en la casaca azulgrana. Nunca lo había visto tan elegante.

Pagó la apuesta el directivo, en caballeroso gesto de quien sintió el galope del potro en carne propia y vio cómo, sorpresivamente, el enorme corral se convertía en caballeriza.

 

Columna anterior: Sí es grande

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónSacapuntas

Sacapuntas