Discuten fin del Ramo 23, caja chica de gobiernos

El Ramo 23 es foco de corrupción. El Ramo 23 es sinónimo de control político y caja negra del presupuesto

Alejandro Sánchez / Contra las cuerdas / Heraldo de México
Alejandro Sánchez / Contra las cuerdas / Heraldo de México

Están pensando en el gobierno de López Obrador desaparecer el Ramo 23. Existe una discusión dividida sobre la idea de sacrificarlo o nada más reformarlo. El 8 de septiembre, a más tardar, el Ejecutivo federal debe presentar el proyecto de Ley de Ingresos y el de Presupuesto de Egresos de la Federación, así como los Criterios Generales de Política Económica. Y el Ramo 23 ocupa parte de las discusiones centrales, por tratarse de una de las partidas más polémicas de cada año en la discusión del Paquete Económico.

El Ramo 23 es foco de corrupción. El Ramo 23 es sinónimo de control político. El Ramo 23 es mejor conocido como la caja negra del presupuesto o el fondo del moche. El Ramo 23 contempla, al año, una bolsa de más de 150 mil millones de pesos. Por eso es el deleite de los diputados federales, gobernadores y alcaldes. Por eso los diputados se pelean por él. Fueron los mismos representantes de la legislatura pasada, los que se encargaron de revelar que se presta al negocio en lo oscurito. Algo así como el tú me consigues una bolsa y yo te doy tu porcentaje. El presidente López Obrador ha dicho que en la Secretaría de Hacienda, a cargo de Agustín Cartens, el Ramo 23 se terminó de pervertir.

Aunque la Auditoría Superior de la Federación se ha encargado de exhibir las irregularidades, no siempre se reparan los daños detectados ni tampoco se inician procesos penales en contra de los responsables. Hay varios programas y fondos a los que se les ha metido mano negra de manera impune como al de la Modernización del Patrimonio Cultural, para Entidades Federativas y Municipios, De Apoyo al Migrante, Metropolitano, De Reconstrucción de Entidades, De Prevención de Desastres Naturales, Para Infraestructura municipal y estatal, entre otros.

La Auditoría ha hecho señalamientos de que en el propio Presupuesto de Egresos se deben definir reglas específicas de cómo utilizar los recursos del Ramo 23. En esta idea de cambiar el esquema hay dos personajes metidos a fondo, obviamente, Arturo Herrera, secretario de Hacienda, y Julio Scherer, consejero jurídico de la Presidencia. Las fuentes se reservaron los nombres de quienes están a favor o en contra de la desaparición, o de atender simplemente las recomendaciones de la Auditoría, de establecer reglas, pero lo que es un hecho es que algunos otros programas, como las estancias infantiles, que fueron creación en los gobiernos de Felipe Calderón y Peña Nieto, van a desaparecer.

***

Uppercut: Don Porfirio Muñoz Ledo, presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, a quien Morena apoya para que repita año (a pesar de que existe un acuerdo entre coordinadores para cederle la estafeta al PAN), iba camino a la sesión permanente en el Senado, pero su chofer tuvo que cambiar la ruta porque se sintió mal de salud. Hace unas semanas fue sometido a una operación en la vesícula.

Ojalá el diputado se recupere pronto.

POR ALEJANDRO SÁNCHEZ

[email protected] 

@ALEXSANCHEZMX

edp

¿Te gustó este contenido?