Director de Borderless, implicado en contrabando

Fernando Ramos Casas fue cesado en 2001 por proteger negocios ilícitos

CUARTOSCURO.
CUARTOSCURO.

El principal accionista de Borderless Air Cargo ha estado bajo la lupa del gobierno federal y ha sido sancionado por la Administración Pública Federal; sin embargo, administra dos bodegas en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) que dejan ganancias millonarias a la quebrada Mexicana de Aviación.

Fernando Ramos Casas fue cesado a principios de la administración del presidente Vicente Fox y ahora los diputados federales exigen que la Auditoría Superior de la Federación (ASF) intervenga para determinar el estatus financiero de los recintos fiscalizados 17 y 18 que se ubican en la zona de aduanas del AICM.

Un año después del triunfo de Fox, la Secretaría de Hacienda, en coordinación con el Cisen, puso en marcha una investigación contra al menos 33 agentes aduanales, de quienes se sospechaba eran operadores de contrabando. En ese momento, se detectó que estos agentes usaban documentación apócrifa y procesaban de manera irregular mercancía subvaluada, como bisutería, perfumes, relojes, entre otros y además se demostró que trabajaban con importadores y proveedores fantasmas.

En el caso de Fernando Ramos Casas, se le acusó que en su carácter de ex administrador central de Regulación del Despacho Aduanero protegía a su hermano Roberto, quien introducía por Ciudad Juárez ropa como maquila, pero era mercancía que ya estaba terminada y lista para su venta.

La maquila entra a México para su último proceso de confección y después retorna al país de origen para distribución y venta, sin embargo, en este caso, burlaban las leyes mexicanas para evitar contribuciones y pagos correspondientes.

Bajo esa lógica, el gobierno federal decidió cesar a este funcionario con el argumento de pérdida de confianza y así sucedió con más agentes aduanales.

Pese a estos antecedentes y ante la inminente quiebra de Mexicana de Aviación en 2011, Ramos Casas y esta aerolínea hicieron un negocio millonario que en ese momento no se dio a conocer: administrar dos bodegas federales ubicadas en el AICM.

Mexicana adquirió 70 por ciento del capital de Borderless Air Cargo y desde ese año –y pese a la quiebra financiera de la aerolínea— han obtenido ganancias por 200 millones de pesos anuales.

La empresa Borderless solicitó al actual gobierno fe- deral otorgar en definitiva la concesión de dichas bodegas, pero el Sistema de Administración Tributaria (SAT) pre- vé negarlos para ponerlos a remate o para otro concurso mercantil.

Por Francisco Nieto 

¿Te gustó este contenido?