Día de la Dependencia

La movilidad al trabajo o a la escuela será más cómoda gracias a aplicaciones creadas en Estados Unidos

Carlos Mota / Un montón de plata / Heraldo de México
Carlos Mota / Un montón de plata / Heraldo de México

Llegará el día en México en que, para obtener un teléfono celular que funcione como una computadora, dependeremos de las invenciones creadas en Corea del Sur, en Japón, o de las innovaciones surgidas en Palo Alto y San José, en California. Ese día nuestra socialización cotidiana, incluso con padres, hijos y amigos de la escuela, ocurrirá a través de plataformas digitales inventadas en Silicon Valley.

También llegará el día en que nuestra movilidad diaria al trabajo o la escuela sea más cómoda y conveniente gracias a aplicaciones creadas en Estados Unidos, que facilitan el uso de autos con chofer que antes llamábamos taxis, y que también servirán para usar bicicletas y monopatines que se popularizan en otras latitudes y que aquí vamos adaptando.

Llegará asimismo el día en que la reputación lo que antes denominábamos ‘casas de huéspedes’ se visualice en pequeñas pantallas a través de estrellitas. Cinco estrellitas en la pantalla, eres un buen anfitrión, de acuerdo con una plataforma digital programada del otro lado del planeta.

Ese día millones de mexicanos se volcarán con euforia a ver partidos de la liga de campeones de Europa, y de la liga de fútbol americano, de los Estados Unidos, vitoreando quarterbacks y celebrando touchdowns. Es el día en que las salas cinematográficas se llenarán de fanáticos que sonreirán cada vez que Capitán América haga una gracia.

Será un día en que para que un chef mexicano sea respetado nacionalmente deberá aparecer previamente en la revista británica Restaurant, y en que para que los vinos de Ensenada sean valorados deberán ser mencionados, en Wine Spectator. También coincidirá con el día en que para ser aplaudido en la industria cinematográfica se deberá haber participado como cineasta en Sundance, Venecia o Cannes, y/o haber aterrizado en Hollywood con alguna nominación que subsane la culpabilidad de la clase políticamente correcta del mundo del cine estadounidense.

Cuando llegue ese día nuestros autos más elegantes serán alemanes, nuestra ropa más fina será italiana, y nuestras joyas más valiosas serán de marca francesa. Será un día en que nos fotografiaremos con cámaras japonesas y escucharemos música en una plataforma de audios de origen sueco. Beberemos cerveza alemana, vino español, destilados escoceses y digestivos portugueses.

A ese día llegaremos preguntándonos no si debemos ahorrar en dólares estadounidenses, sino cuánto; y nos inquietará saber si pudiéramos comprar acciones de alguna buena empresa de China que tenga buen potencial de crecimiento por sus desarrollos en inteligencia artificial aplicada al comercio al detalle. También estaremos atentos a otros emprendimientos de aquel país en ciencia de materiales y robótica.

Y a ese lejano día, peculiarmente, le llamaremos Día de la Dependencia de México.

POR CARLOS MOTA

[email protected] 

WHATSAPP 56-1164-9060

edp

¿Te gustó este contenido?