Detengan a Espriú

Es verdaderamente grave que el próximo secretario de Comunicaciones haya perdido toda objetividad

Carlos Mota / Un montón de plata / Heraldo de México
Carlos Mota / Un montón de plata / Heraldo de México

Muy preocupante lo que se escucha estos días sobre la actitud que tiene el próximo secretario de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú, en relación con el nuevo aeropuerto.

Personas que han dialogado en privado con él estos días reportan una inamovible posición a favor de cancelar la construcción del Nuevo Aeropuerto y dar por buena la opción de habilitar el aeropuerto de Santa Lucía. En el corolario, una es la conclusión y petición: deténganlo.

Hay mucho en juego y Jiménez Espriú parece no estar ponderando lo que implicaría cancelar el aeropuerto en construcción. Por eso ayer en su conferencia sobre el tema insistió una y otra vez en que la opción de Santa Lucía es perfectamente viable, respaldando su argumento en un documento del año 2013 de la OACI (Organización de Aviación Civil Internacional).

Esta opción, señaló, requiere solamente un estudio complementario de cuatro meses que costaría Dlls. $ 600 mil, e iría acompañada de la rehabilitación del aeropuerto de Toluca para que soporte hasta 10 millones de pasajeros que se sumarían a los 50 millones del aeropuerto de la ciudad que hoy está funcionando. Eso quiere.

Espriú habla en privado de su opción favorita, Santa Lucía, ya sin pudor. Ha perdido toda objetividad. Ayer esto fue muy patente —y ahora en público—, cuando atizó a la opción del aeropuerto de Texcoco, aduciendo que él no cree en los dictámenes que dicen que podría operar en 2022, sino hasta 2024; y que esa alternativa requiere de otros 30 mil millones de pesos en obras de infraestructura social, y más 35 mil millones de pesos en obras de vialidad para que los pasajeros y el personal tengan acceso a las terminales.

Es verdaderamente grave que el próximo secretario de Comunicaciones haya perdido toda objetividad. Los inversionistas que tomaron los bonos por Dlls. $6 mil millones están navegando las aguas más obscuras e inciertas por este tipo de declaraciones, dado que, si se cancela el aeropuerto de Texcoco, quedaría en entredicho la confianza del gobierno mexicano cuando emite bonos tipo Fibra E, como los que se emitieron respaldados en las tarifas de uso de aeropuerto presente y futuro, y que han servido para financiar el avance de la construcción hasta el momento.

Todo está mal en este galimatías de Andrés Manuel López Obrador. No sabe cómo salir del problema. Si cancela el aeropuerto de Texcoco generará una oleada de incertidumbre financiera con potenciales vasos comunicantes hacia la deuda soberana.

¿Quién en su sano juicio del mundo financiero querrá financiar, por ejemplo, el Tren Maya, si los compromisos adquiridos son desechados por consultas ciudadanas?

HUAWEI PODEROSA

Viene potente la china Huawei, en sus tres divisiones: infraestructura de telecom; smartphones y devices; y evolución de industrias hacia el internet de las cosas (IoT). Espérenla.

 

[email protected]

@SOYCARLOSMOTA

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBueno / Malo / Feo

Bueno, malo y feo