Desperdician a Leticia Calderón en televisión

Buscan a Ricky Martin para que cierre con show en el Zócalo capitalino durante la marcha del orgullo gay de la Ciudad de México


EL PROGRAMA NECESITABA SAZONADOR, NO CHAHUISTLE. Ayer Raquel Bigorra se integró a Cocineros Mexicanos. Asegura que su presencia va a elevar la temperatura de los televisores encendidos en ese horario. ¡Al contrario! El programa con su ingreso se saló.

CERRÓ SU CUENTA. Carol Victoria Urbán cerró su cuenta de Twitter debido a que no pudo soportar los insultos de los que fue objeto tras destaparse su noviazgo con Cristian Castro. La joven música no está acostumbrada a recibir señalamientos, humillantes de sus dientes, manera de vestir y forma de hablar. Tampoco hace caso a los apelativos del tipo: trepadora, lucer y monstrua; y a las burlas: contigo también va a jugar, no eres la única y para él solo serás una aventura más. Por eso canceló su perfil en la red social del pajarito.

DESEMPLEADA. El trabajo ha escaseado para Leticia Calderón. Ella, una de las mejores actrices de esta nación, no pisa un foro de televisión desde el año pasado que concluyó su participación magistral, cabe señalar, en la serie Mujeres de Negro. Mientras la llaman a ejercer se dedica de tiempo completo a sus hijos, a estudiar inglés y cultiva fresas orgánicas en el huerto que ella misma construyó en su casa.

NUEVOS CAPÍTULOS. Este jueves inicia, ¡por fin!, la segunda temporada de
Contraseñas, el programa de Canal 22 en el que las escritoras Mónica Lavin y Rosa Beltrán entrevistan, magníficamente, a otros escritores. Contraseñas
pasa a las ocho de la noche.

¿QUIÉN ACEPTARÁ? Se avecina una vez más la Marcha del Orgullo Gay de la Ciudad de México y como es costumbre, un artista deberá hacer el cierre, con un concierto gratuito, en el Zócalo capitalino. Ya el comité organizador ha
contactado a Ricky Martín, Gloria Trevi, Fey y Belinda. Todos ellos son cantantes iconos para la comunidad homosexual, así que los organizadores esperan el sí acepto por parte de alguno. Pero en el último de los casos, si ninguno de los anteriores acepta, le pedirán a Pandora que salve el evento. Y es que los artistas juran amar a los gais, sin embargo, siempre quieren lucrar a sus costillas y sacar ganancia.

El año pasado, Alejandra Guzmán canceló su participación cuando supo que el concierto sería de a grapa. Días después tras varios periodicazos, en los que se le criticaba por querer cobrar, recapacitó y aceptó dar el concierto. Pero fue obvio que lo hizo más a fuerza que por ganas de querer de verdad hacerlo.

 

¿Te gustó este contenido?