¿Un anuncio de problemas?

La intervención de Trump ayudó a su protegido, pero también de forma similar provocó una reacción

¿Un anuncio de problemas?

Dos dramáticas elecciones subrayaron la lucha política que ahora absorbe a los Estados Unidos.

En ambos casos, dos días después de realizada, aún se contaban una a una las boletas emitidas por ausentes porque en ellas podría estar el triunfo final para alguno de los candidatos, separados en un caso por menos de uno por ciento de la votación y en otro por sólo 191 sufragios.

Las dos situaciones involucran a protegidos del presidente Donald Trump y son considerados como sintomáticos de los problemas que se cree enfrentarán los republicanos en las elecciones de noviembre.

En los dos casos, esos aliados de Trump parecen haber triunfado, pero los triunfos ocurrieron en lugares donde no debió haber habido problemas.

En un caso, el distrito 12 de Ohio es un compuesto de áreas suburbanas de la ciudad de Columbus y regiones rurales, tradicionalmente republicano y reforzado en 2010 cuando la legislatura estatal ‒dominada por republicanos‒ reformó sus límites para ubicar zonas demócratas en otros distritos e incluir en cambio población republicana.

Pero en una votación ligeramente superior a los 200 mil votos, el margen de ventaja del republicano Troy Balderson sobre el demócrata Danny O’Connor es de mil 564 votos, o sea 0.85 por ciento del total, y el jueves por la mañana faltaba el conteo de 3 mil 435 votos provisionales y 5 mil 408 ausentes.

Peor aún, podría quedar abierta la posibilidad de un recuento.Y eso en un distrito consistentemente republicano desde 1982, que hace dos años Trump ganó por 11 puntos de ventaja y que el propio mandatario visitó recientemente para abogar por la elección de Balderson y donde el brazo electoral de su partido gastó unos cuatro millones de dólares ‒el triple de lo que hubiera costado normalmente‒.

La segunda señal conflictiva es la aparente selección de Kris Kobach como candidato a gobernador de Kansas.

Con respaldo de Trump, Kobach, que es secretario de Estado del estado, se lanzó contra el gobernador Jeff Colyer y ganaba por 191 votos entre 311 mil emitidos en la elección interna.

Kansas ha sido un estado confiablemente republicano por casi un siglo, pero usualmente se ha beneficiado de un entendido entre republicanos y demócratas moderados.

Colyer no era moderado pero Kobach protagonizó el inútil esfuerzo de Trump por probar que migrantes indocumentados votaron en las elecciones de 2016, donde ganó el Colegio Electoral, pero perdió el voto popular.

Al igual que en el caso anterior, la intervención de Trump ayudó a su protegido, pero también de forma similar provocó una reacción que puede ayudar a los demócratas en los comicios de noviembre.

Los demócratas creen que tienen posibilidades de lograr la mayoría en la Cámara baja, donde los republicanos tienen una ventaja de 236 a 193 con seis curules vacantes.

Pero hay tantos como 65 diputados republicanos en problemas.

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBolsa de red: El must del verano

Bolsa de red: El must del verano