Trump y su gobierno de crisis

El combativo estilo del mandatario hace prever que los dos próximos años serán de continuos ataques... El combativo estilo del mandatario hace prever que los dos próximos años serán de continuos ataques...

José Carreño / Desde afuera   / Heraldo de México
José Carreño / Desde afuera / Heraldo de México

Dos años después de haber llegado a la Presidencia de Estados Unidos, Donald Trump sigue en proceso de consolidar su poder personal y rodearse de leales, en medio de lo que podría considerarse como una crisis política continua.

En medio de problemas significados por investigaciones judiciales y pronto también legislativas, el combativo estilo personal del mandatario hace prever que los dos próximos años serán no sólo de cambios de personal sino de continuos ataques a los enemigos externos, reales, imaginarios y creados –China y México pintan como dos de los blancos mas viables debido a superávits comerciales–. El eje de todo es mantener la exitación de sus electores, de aquellos que hoy por hoy parecen respaldarlo a ciegas y que le permitieron salvar la mayoría republicana en el Senado en la debacle de las elecciones legislativas del pasado 6 de noviembre.

Con una mayoría trumpista, consciente de que su elección o su reelección se debió al mandatario, el Senado se constituyó en el principal impedimento a un eventual juicio político de impugnación.

Al mismo tiempo esa táctica puede ayudarlo a obtener la reelección en 2020, sobre todo si logra mantener su control sobre los estados rurales y con ello su mayoría en el Colegio Electoral, aunque pierda el voto popular.

La última manifestación de la conflictuada evolución de la Presidencia Trump implica la salida del Jefe de Asesores de la Casa Blanca, el general Robert Kelly, para abrir la puerta a la entrada de Nick Ayers, un joven operativo político que ocupa el mismo puesto bajo el vicepresidente Mike Pence y considerado como un hombre cercano a los intereses de la familia Trump.

De hecho, se le ve como muy cercano a Ivanka y Jared Kushner, hija y yerno de Trump y a al círculo intimo de asesores. Pero el relevo va más allá del simple remplazo de un funcionario por otro: es uno más en el cambio de personajes leales a las instituciones por elementos leales personalmente a él o su visión del país. Kelly no es el primero y tampoco el último. Se espera que sigan otros, como el actual Secretario de Defensa, general James Mattis.

Hace un par de meses, Trump determinó el cambio del Fiscal General, Jeff Sessions, luego de meses de criticarlo por no haber cortado de raíz la investigación del Fiscal especial Robert Mueller sobre la ingerencia rusa en las elecciones de 2016 y los vínculos de personajes de su campaña electoral con agentes rusos.

Esa investigación comenzó ya a acusar a personajes vinculados con Trump, como su exjefe de campaña Paul Manafort, su exabogado Michael Cohen, y su primer Consejero de Seguridad Nacional, Michael Flynn; amen de haber dejado saber que tiene información que puede vincular a otros allegados a Trump incluso su hijo Donald Trump jr., y su yerno Jared- en acciones potencialmente ilegales.

Si la pesquisa puede llegar al mandatario no es claro. Para Trump en todo caso el único camino posible es ir adelante, buscar la reelección aunque eso implique sumir a su país en una crisis continua.

 

[email protected]

@carrenojose1

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónTal cual

Tal cual