Trump: Su estilo confirma problemas

Las tácticas aprendidas de Cohn sirvieron a Trump en NY, donde quebró y logró rehacerse tres veces

José Carreño / Desde afuera   / Heraldo de México
José Carreño / Desde afuera / Heraldo de México

Una táctica política favorita del presidente Donald Trump es reclamar éxito aunque el resto del mundo perciba fracaso y nunca aceptar pasivamente acusaciones, sino siempre responder.

Si eso es cierto, y aquellos que han seguido a Trump a lo largo de su carrera como empresario de bienes raíces y como político dicen que ese es el estilo que aprendió de su mentor neoyorquino Roy Cohn, el actual mandatario estadounidense confirma con sus discursos la seriedad de sus problemas políticos.

De creer al más reciente recuento, Trump ha dicho o escrito más de cinco mil falsedades en lo que va de su gobierno.

Son 8.3 al día, indicó Glenn Kessler, editor del Washington Post dedicado desde 2011 a la verificación de data y que notó un abrupto repunte en el número de afirmaciones cuestionables hechas por Trump, sea verbalmente o por tuiter.

La razón pude ser muy simple: el mandatario está lanzado en promover a candidatos de su Partido Republicano en las legislativas de noviembre próximo, unos comicios en los que su gobierno está en juego, aunque su nombre no está en las boletas de voto.

Según las más recientes encuestas, los demócratas tienen una ventaja considerable en términos genéricos: más de 50 por ciento de los estadounidenses preferiría votar por un demócrata que por un republicano. No es exactamente lo mismo a nivel de candidatos, pero es suficiente para alarmar a los republicanos y a Trump.

Para los republicanos sería un golpe muy duro perder la mayoría en el Congreso estadounidense, pero para Trump sería devastador: la muy posible mayoría demócrata en la Cámara Baja sería suficiente para colocar a su gobierno contra un rincón; una mayoría opositora en el Senado garantizaría audiencia, aunque no el éxito de pedidos de impugnación.

Pero eso no ocurrirá si Trump logra soliviantar los ánimos de sus votantes y poner en duda los motivos de sus adversarios.

Roy Cohn fue el abogado que acompañó y aconsejo al senador Joseph McCarthy en su célebre cacería de comunistas y que tras el paso se mudó a Nueva York, donde se convirtió en litigante y entre otras cosas, asesor legal de grupos de la mafia. Con tal, entró en contacto con un joven empresario que como él, trataba inútilmente de abrirse paso en la élite neoyorquina y al que enseñó sus principios: Donald Trump.

El estilo y las tácticas aprendidas de Cohn sirvieron bien a Trump en Nueva York, donde quebró y logró rehacerse tres veces, y se convirtió en una figura popular pero sus empresas han estado involucradas en más de cuatro mil juicios.

Su estilo implica reclamar victoria y triunfos ahí donde se ven problemas y atacar a sus críticos, o a aquellos que están en desacuerdo, en todas las formas posibles.

Sus tácticas hacen visible el tamaño de sus problemas, y hoy son muy serios.

[email protected]

@CARRENOJOSE1

 

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBueno / Malo / Feo

Bueno, malo y feo