Descarrilar la elección en Morena

¿Hay caos en Morena? Polevnsky dice que sí; según Díaz Polanco, ¡en absoluto! La intención es descarrilar el proceso

Martha Anaya / Alhajero / Heraldo de México
Martha Anaya / Alhajero / Heraldo de México

Es lo que dice Yeidckol Polevnsky: que es penoso, que está avergonzada, pero que prefiere aguantarme la vergüenza y reconocer lo que pasó en las asambleas distritales de Morena, a negar lo evidente.

Según la dirigente nacional del partido en el poder, la violencia y los conflictos que se vivieron este fin de semana en distintas entidades provocando la suspensión de 20 asambleas distritales, demuestra que no tenemos condiciones para seguir con el proceso de elección de los consejeros que habrán de elegir al próximo presidente de Morena.

No quiero ser responsable de una tragedia, asentó desde temprana hora en distintas entrevistas.

¿Es creíble lo que dice Polevnsky? ¿Le asiste la razón o está magnificando lo ocurrido para llevar agua a su molino y apuntalar su propuesta —que viene perfilando desde hace días— de posponer la elección?

La voz de Héctor Díaz Polanco, presidente de la Comisión de Honestidad y Justicia de Morena, salió precisamente a contrastar visiones y a mostrar —demostrar, era su intención— que lo sucedido el fin de semana (y lo expuesto por Yeidckol) era poco más que interesado.

¿Tan grave fue lo ocurrido en las asambleas (más allá del caso Jalisco, que se cuece aparte)?

Díaz Polanco comienza por dar dimensión a los sucesos: de 122 asambleas, 20 fueron suspendidas por distintos motivos (16%).

Fuera de Jalisco, indica, prácticamente todas son subsanables, se pueden solventar los problemas que tuvieron.

Quieren dar la impresión de que hay caos dentro de Morena, pero ¡no hay tal caos!, sostuvo (¿encajan ahí las declaraciones de Polevnsky?).

Se pueden hacer reposiciones de las 20 asambleas tranquilamente y que éstas salgan bien, apuntó don Héctor en El Heraldo Radio con Salvador García Soto.

Respecto de la injerencia externa que acusaron desde el mismo domingo en un comunicado, don Héctor declaró para que si bien toca a las autoridades buscar a los culpables, lo primero que habría que preguntarse es ¿a quién beneficia esto?

La respuesta es obvia: A quienes no quieren que se realicen los procesos de Morena en calma y por el carril democrático. Su propósito, a decir de Díaz Polanco, es descarrilar el proceso.

En suma, desde la misma cúpula de Morena tendríamos dos visiones de lo acontecido.

Ambas —aunque por diferentes motivos y motivaciones— apuntando hacia un solo fin: evitar la elección de dirigente nacional del partido en noviembre próximo.

•••

GEMAS: Sin preguntas —así sean sembradas o a modo algunas de ellas—, la mañanera deja de ser conferencia de prensa, pierde su atractivo y se convierte en mera propaganda al estilo de los sosos eventos en Los Pinos a los que era amablemente convocada la fuente presidencial.

POR MARTHA ANAYA 

[email protected] 

@MARTHAANAYA

eadp

¿Te gustó este contenido?