Descalifica y vencerás

Ha descalificado al titular de Hacienda, Carlos Urzúa, y al de Comunicaciones y Transportes, Jiménez Espriú, por tontos

Luis Soto / Agenda Confidencial / Heraldo de México

Descalifica y vencerás, parece ser el lema del gobierno de la 4T para tratar de doblegar a sus enemigos políticos y a todos aquellos que no están de acuerdo con el nuevo estilo personal de gobernar, ni con lo que dice y hace el líder de masas.

Empezó por descalificar a los neoliberales porque le habían dejado un país en ruinas, un cochinero; siguió con la descalificación de los jueces, magistrados y hasta ministros del Poder Judicial de la Federación porque ganaban millones de pesos al año y no estaban al servicio de la sociedad; descalificó a los ex presidentes priistas (excepto a Enrique Peña Nieto) y panistas; a ex secretarios y ex directores generales de varias dependencias del gobierno (Pemex, CFE…) porque dejaron moribundas a esas empresas improductivas del Estado. Siguió con los integrantes de los órganos reguladores quienes, dijo, se convirtieron en empleados de las empresas que regulaban. Y en el mismo sentido se ha referido a varios empresarios del país que se coludieron con los regímenes priistas y panistas para hacer negocios, olvidándose del pueblo sabio.

Hizo lo mismo con aquellos organismos nacionales e internacionales (INEGI, Banco de México, OCDE…) que no comparten el optimismo desbordante sobre el desempeño de la economía para este año y los que siguen, y que han bajado sus pronósticos de crecimiento del PIB más allá de los límites de la mediocridad. Y ya encarrerado arremetió contra las calificadoras fifí por sus comentarios negativos sobre el desarrollo económico del país y atreverse a ponerlo en una perspectiva desfavorable o negativa, convirtiéndolas en sus villanas favoritas, apuntan algunos especialistas. Bueno, hay que reconocer que también ha descalificado a su secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, por torpe, al de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú, por los mismos motivos y a todos aquellos que tienen una opinión contraria a la de él. Pareciera que la estrategia de descalificar a todos es porque no le entiende a nada, afirman algunos analistas.

A juicio de los observadores políticos objetivos e imparciales, con su estrategia de descalifica y vencerás, el líder de masas, el ídolo de multitudes resultó más efectivo que el prestigioso militar y político romano Julio César.

Sobre la iniciativa con la que amenazó el senador y vocero de Morena, Salomón Jara, de castigar hasta con el cierre, clausura y destierro a las calificadoras que operan en México si no hablan bonito del país y le ponen buenas notas, el presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado de la República, Ricardo Monreal, salió al paso de las estulticias de aquél al declarar: El Grupo Parlamentario de Morena no presentará ante el pleno alguna iniciativa que atente contra el trabajo de las calificadoras. No se presentará ninguna ley que restrinja el derecho al trabajo de los organismos nacionales o internacionales que evalúen o califiquen los distintos rubros del país. Qué bueno que le jalaron las orejas a Jara, aunque haya sido en medio de los gritos de éste, que decía: Por las orejas, no, por las orejas no.

 

[email protected]

@luissotoagenda

 

 

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónJosé Carreño / Desde afuera   / Heraldo de México

El juego del Canciller