Desayunar polvo

Una característica que está permitiendo que la industria de los suplementos alimenticios crezca es su fuerte inversión en investigación y desarrollo

Soy de las personas que desayunan polvo. Dan vigor; contienen suficiente proteína; y no tienen grasas. Pero no me obsesiono. Al menos dos días a la semana hago variaciones hacia platillos tradicionales. Aunque, pensándolo bien, ya no es posible saber qué es lo tradicional, si los huevos rancheros o los polvos saborizados.

¿La razón? El volumen de venta de estos últimos se ha disparado notoriamente en los últimos años, convirtiéndose en una alternativa de fácil consumo y muy competitiva en precio para quien no desea consumir tanta grasa durante la ingesta diurna.

En un documento interno de la Asociación Nacional de la Industria de Suplementos Alimenticios (ANAISA), que encabeza Octavio Moreno, se lee que los suplementos alimenticios cada día avanzan en la preferencia de los consumidores mexicanos, ya que, a través de su consumo, las personas complementan o incrementan su alimentación tradicional…. Esta asociación incluye a empresas como Omnilife, Amway, Herbalife y Biofarma, entre otras. Su impacto es gigante. Si bien sus empleados directos apenas rebasan los 7 mil, sus distribuidores independientes ya son más de 550 mil, y sus ventas acumuladas en el último lustro rebasan los 87 mil millones de pesos.

Una característica que está permitiendo que esta industria crezca con notoriedad es su fuerte inversión en investigación y desarrollo. Hace poco más de dos meses las empresas que integran la ANAISA anunciaron una inversión de 470 millones de pesos para los siguientes cuatro años. Buena parte de ese dinero se irá a I+D, además de la construcción de nueva infraestructura para potenciar su crecimiento y para el lanzamiento de productos novedosos. Herbalife, por ejemplo, lanzó recientemente un suplemento llamado Pro, lleno de nutrientes y vitaminas.

Se avecina una vinculación estrecha entre el mundo académico científico y estas empresas, para fortalecer el posicionamiento que tienen en materia de nutrición. De hecho, esta tendencia ya inició: desde 2013 estas compañías se encuentran colaborando con la Cofepris y están participando en innumerables foros de nutrición de alto calibre intelectual. Hace dos meses, por ejemplo, la Anaisa y la Cofepris lanzaron una campaña a la población en general que pretende educar sobre la nutrición que se encuentra en los suplementos alimenticios y, sobre todo, busca diferenciarlos de los ‘productos milagro’.

En las siguientes semanas veremos acciones y comunicaciones académicas que validarán y darán respaldo científico a los contenidos nutrimentales de estos productos. Asimismo, veremos más activas a las empresas de suplementos alimenticios separándose enfáticamente de los ‘productos milagro’ y afianzándose en la comunicación institucional hacia el público, utilizando los parámetros universales de la pirámide nutricional.

motacarlos100@gmail.com

Columna anterior: La Consar despierta al Kraken

¿Te gustó este contenido?