Desaíran a Nuño

Gobernadores del PRI tomaron distancia del secretario de Educación en una foto en la que mejor aparece arropado por mandatarios de oposición

A una foto en tiempos de definiciones políticas en el círculo rojo se le da una lectura distinta que no merece en otro momento, más si los nombres de quienes se juntan o coinciden por cualquier circunstancia, son priistas, de los cuales algunos suenan fuerte, con posibilidades o no, como aspirantes a la candidatura por la Presidencia de la República. Pero todavía se lee hasta con una dosis extra de morbo si quien queda al frente es a quien se le señala como el tapado de Los Pinos.

 

Es el caso de Aurelio Nuño, titular de la SEP, de quien el mandatario por el Estado de México, Eruviel Ávila, y la mayoría de gobernadores del PRI optaron por despegarse de él. Ávila se movió hasta atrás del grupo de 24 gobernadores que sostuvieron un encuentro el lunes en las mesas de la Conago en CDMX, antes que rozar su hombro con el supuesto candidato de Peña Nieto.

 

Jesús Reyes Heroles, el último ideólogo del PRI, acuñó una frase en medio de un régimen que se resistía a dejar el poder: En política la forma es fondo. Aunque Liébano Saénz dice que el régimen político ha cambiado y el homicidio de Luis Donaldo es el punto de ruptura entre pasado y futuro, en este momento en el PRI se palpa cierto arraigo de aquella vieja cultura.

 

Escuché ayer inquietos a prominentes priistas esforzados por interpretar el mensaje de la foto en la que, en cambio, Nuño sale aparentemente feliz rodeado de los perredistas Graco Ramírez y Silvano Aureoles, así como Miguel Ángel Mancera, los tres también con el sueño de suceder a Peña y más allá Miguel Márquez, de Guanajuato que tímidamente acaba de alzar la mano. Sin embargo, en ninguno como en el PRI se siente esa intención de encontrarle tres pies al gato en un retrato.

 

Contra todo lo dicho, hay quien ayer aseguraba que Nuño no es el bueno, que todo es una estrategia. Acuérdate de lo que pasó en el Estado de México: Ana Lilia Herrera pidió licencia en el Senado para tomar la titularidad de la secretaría de  Educación local y entonces se creó la expectativa de que sería candidata. Pero ¿cuál fue la jugada?: el presidente Peña así cuidó a Alfredo del Mazo. No hay suspirante que aguante solito el desgaste, me dijo una funcionaria del gobierno federal.

 

Un senador además me comentó que Alejandro Moreno, gobernador de Campeche, donde será la dichosa Asamblea del PRI, también tomó distancia de Nuño porque el propio Moreno cree que después de agosto puede ser el caballo negro para las elecciones de 2018.

 

Como quiera que sea, la distancia tomada por los mandatarios del PRI, respecto a Nuño –salvo Astudillo de Guerrero, cuyo estado es el peor en desarrollo– coincide con el enojo que se escucha fuerte entre priistas de diversas corrientes en los corrillos políticos, aunque unos no lo hagan público,  por el papel de Enrique Ochoa al frente del tricolor. Y en ese punto tiene razón Sáenz, estamos lejos de aquellos tiempos.

 

***

 

UPPER: En caso de anulación en Coahuila, dicen, el senador Luis Fernando Salazar no iría por el PAN al gobierno. No se le olvida a Ricardo Anaya que le dijo traidor.

 

Columna anterior: Unidad del INE manosea proceso fiscalizador

¿Te gustó este contenido?