Demetrio Sodi de la Tijera: El talon de aquiles de López Obrador

Puede estar en el interior del propio gobierno y su partido. Morena no es en estricto sentido un partido político

Demetrio Sodi de la Tijera: El talon de aquiles de López Obrador

Sin lugar dudas, López Obrador llegará a la Presidencia como el presidente más fuerte de los últimos 24 años. El ganar la elección con 53% de los votos, tener mayoría en ambas cámaras y tener el control de todos los congresos locales le da una legitimidad y un margen de acción con el que no contaron Zedillo, Fox, Calderón ni Peña, tiene, sin embargo, varios problemas que enfrentar y un probable talón de Aquiles.

El primer problemas es la división que se dio entre la población. Yo nunca había vivido posiciones tan encontradas en una elección presidencial, había los fanáticos lopezobradoristas y los acérrimos antilopezobradoristas. Su triunfo fue indiscutible, pero las elecciones dejaron un país dividido en donde un alto porcentaje de la población tiene miedo de AMLO; su reto es crear la confianza, especialmente entre las clases medias y altas, para que el país se unifique nuevamente.

El arranque como presidente electo ha sido bueno y la flexibilidad de algunas de sus propuestas está creando un clima de confianza. Su segundo problema será el poco apoyo que va a tener de los gobernadores, 26 de ellos de oposición, para llevar a cabo sus programas a nivel nacional. El principal interés de los mandatarios será recuperar la fuerza de sus partidos para las elecciones intermedias y no apoyar al gobierno federal. Morena contará con mayoría en casi todos los congresos locales y si no hay prudencia y acuerdos, la convivencia entre el gobierno federal y los estados puede ser muy complicada. La Conago deberá ser, en lugar del congreso, el foro para el diálogo y los acuerdos políticos.

El verdadero talón de Aquiles del nuevo gobierno puede estar al interior del propio gobierno y su partido. Morena no es en estricto sentido un partido político si no mas bien un frente electoral integrado por toda clase de ideologías para llevar a AMLO a la presidencia.

Hay quienes están de acuerdo con el aborto y las familias de convivencia y quienes daría su vida para evitarlas, hay quienes están de acuerdo con las reformas energética, laboral y de educación y quienes quieren echarlas para atrás. Estas diferencias se van a presentar en el congreso y la mayoría con que cuenta López Obrador se puede perder si no hay un manejo político por él mismo.

Morena no tiene una estructura real de partido, la presencia de AMLO ha sido la qua ha permitido una convocatoria tan amplia, pero él ya no tendrá el tiempo para hacerlo cuando sea presidente. López Obrador tiene todo para poder hacer un gobierno fuerte y con gran margen de acción, su reto será convencer a toda la población de que no es una amenaza, para lo cual requiere, sobre todo, moderar a los radicales de izquierda que ven en su triunfo el momento tan esperado de la venganza ideológica.

DEMETRIO SODI DE LA TIJERA

POLÍTICO @DEMETRIOSODI

 

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBolsa de red: El must del verano

Bolsa de red: El must del verano