Demarcación territorial y alcaldía en la Ciudad de México

Los vecinos de la Ciudad de México tienen su domicilio en la demarcación territorial no en la alcaldía

José Encarnación Alfaro Cázares / Artículista invitado / El Heraldo de México
José Encarnación Alfaro Cázares / Artículista invitado / El Heraldo de México

La reforma constitucional por la que desaparece el Distrito Federal y se le otorga a la Ciudad de México la categoría de Entidad Federativa Autónoma (2016), transforma también la figura de los ámbitos territoriales conocidos desde 1928 como delegaciones, las cuales eran administradas, primero por un delegado político designado por el Ejecutivo federal, y a partir de 1997 por un jefe delegacional electo.

La reforma a la Constitución Política del país, y posteriormente la Constitución Política de la Ciudad de México, promulgada el 5 de febrero de 2017, y vigente a partir de septiembre de 2018, establecen a las demarcaciones territoriales como la figura que sustituye el viejo modelo de delegaciones, y determinan que dichas demarcaciones territoriales serán gobernadas por una alcaldía integrada por un alcalde o alcaldesa y hasta 15 concejales.

Es decir, las demarcaciones territoriales son la base de la división territorial y de la organización político administrativa de la Ciudad de México, y las alcaldías son su forma de gobierno, el aparato político administrativo.

En este contexto, no es correcto confundir los términos. Los vecinos de la Ciudad de México tienen su domicilio en la demarcación territorial (Álvaro Obregón, Cuauhtémoc, Milpa Alta, Xochimilco, etcétera), no en la alcaldía.

La problemática social y de servicios públicos, la ejecución de obras, programas y servicios, se realizan en la demarcación territorial, no en la alcaldía.

Las demarcaciones territoriales son a la Ciudad de México lo que los municipios son a los estados, y las alcaldías son a las demarcaciones territoriales lo que los ayuntamientos son a los municipios.

Es importante tener claridad en los conceptos, porque de esa manera se puede analizar con mayor precisión la integración y funcionamiento de esa nueva forma y nivel de gobierno de proximidad que son las alcaldías, así como su vinculación con la nueva geografía política que establece la Constitución Política de la Ciudad de México, para garantizar la participación ciudadana, como son las circunscripciones territoriales en las que se deben dividir las demarcaciones territoriales para el efecto de la elección de las y los concejales que integran las alcaldías.

Las y los concejales de cada alcaldía deben representar los intereses de los vecinos de una circunscripción territorial dentro de la demarcación que gobierna la alcaldía.

Sería interesante saber hasta qué punto conocen las responsabilidades y atribuciones que les confiere la Constitución Política de la Ciudad de México.

Ojalá no estén confundidos y crean que sólo se cambió la denominación de delegaciones por el de alcaldías

 

@joseealfaro

¿Te gustó este contenido?