La (mala) terna para la SCJN

Quienes integren la Corte no deben tener dueño ni jefe político, aunque eso no parezca importarle al Presidente

Manuel_López_San_Martín
Manuel López San Martín / Definiciones / Heraldo de México

Hace unos días, AMLO envió la terna para ocupar la vacante que dejó en la SCJN la ministra Margarita Luna Ramos. La Corte necesita perfiles calificados y honestos, sí, pero con independencia probada. Quienes la integran no deben tener dueño ni jefe político, deben estar lejos de intereses partidistas, aunque eso no parezca importarle demasiado al Presidente.

De las tres integrantes de la terna, dos, Celia Maya y Loretta Ortiz están ligadas a Morena. La primerafue candidata en Querétaro; la segunda fue diputada federal, aunque, como ayer me dijo en radio, en MVS Noticias, ya renuncié a Morena. Ah, bueno. La tercera, Yasmín Esquivel, si bien tiene una larga trayectoria, está casada con José María Riobóo, un empresario cercano al Presidente. Para algunos, eso basta para descalificarla. Yo pienso que es violencia de género colgarle a una persona la historia, aciertos y yerros de su pareja o familia. Pero hagamos a un lado las cercanías y afinidades, centrémonos en lo que dijeron durante su comparecencia en el Senado.

Sobre la adopción homoparental, Maya opina que a lo mejor ellos van a ser excelentes papás, no lo dudo, a lo mejor demuestran condiciones emocionales y todo, pero ¿cómo controlamos el entorno del niño? Me preocupa. En tres líneas, la aspirante a ministra discriminó y validó la homofobia.

Yo estoy a favor de la vida; sin embargo, no es un tema personal ni ético, es un tema donde tenemos que ajustarnos a lo que la legislación haya establecido, dijo Esquivel. Hasta ahí, en el filo, pero la libraba. El problema vino después. Para ella, cada Congreso local es quien debe decidir acerca de la interrupción legal del embarazo ya que, quien conoce mejor el estado son los diputados locales, ellos saben cuál es el entorno, y en función de ese entorno van a legislar y nosotros tenemos que ajustarnos. O sea, en algunos estados puede ser legal, en otros no, dependiendo si cada Congreso local decide respetar o no los derechos humanos.

Sobre la adopción de parejas homoparentales, dijo que habría que consultar con las autoridades competentes si es algo conveniente para los niños llegar a una familia donde los dos son del mismo sexo. Avísenles que, en 2016, la SCJN emitió jurisprudencia sobre adopción, donde el interés superior del menor se basa en la idoneidad de los adoptantes, y es irrelevante su orientación sexual y estado civil. Ortiz fue la única que, sobre adopción y aborto, señaló que se sujetará a lo que ha sostenido la Corte. En aborto, lo que dice la jurisprudencia, 12 semanas, y en adopción homoparental, las resoluciones de la SCJN y la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Lo de los conflictos de intereses puede ser subjetivo. De lo que no hay duda es que dos de las tres aspirantes están en evidente conflicto con el estado de derecho y los derechos humanos.

 

-Off the record: La posibilidad de batear la terna completa se puso ayer sobre la mesa en las conversaciones entre coordinadores parlamentarios en el Senado.

 

 

[email protected]

@mlopezsanmartin

¿Te gustó este contenido?