Defendámonos del discurso de Greta

Ningún padre de familia que tenga 50 o 60 años, con hijos adolescentes, diseñó un plan macabro para traicionarles

Carlos Mota / Un montón de plata / Heraldo de México
Carlos Mota / Un montón de plata / Heraldo de México

Quedar seducido por el discurso de Greta Thunberg es políticamente correcto. Si te emociona, lo aplaudes y compartes en redes sociales, quedas bien. Es lo que todos esperan. Pero si lo cuestionas, te acribillen en el coliseo virtual y también te etiquetan como perteneciente a la secta que conspira contra la Madre Tierra.

A mí hay muchas cosas que me desagradan del discurso de Thunberg. En primer lugar parte de una idea prejuiciosa sobre las motivaciones de los demás: Estamos al inicio de una extinción masiva, ustedes solo hablan de dinero y de crecimiento económico eterno…. Esa sola frase es simplemente una mentira.

Sería interesante que, si regresa a la escuela, se documente sobre lo mucho que están haciendo las grandes corporaciones para contribuir a la mitigación del calentamiento global.

Por ejemplo, la sola transición hacia la banca electrónica que está en marcha en todo el planeta es muestra de que lo que antes masivamente se hacía en papel y en sucursales, y ahora está en franca transformación para que todos hagamos banca desde el celular. Pero eso a ella no le importa. No valora el trabajo de cientos de miles de empleados bancarios que están instrumentando la migración a la banca digital en el mundo.

Dice Greta Thunberg que su generación no nos perdonará si fallamos, y que las generaciones de mayores hemos traicionado a los jóvenes. Ambas ideas, además de constituir un discurso fenomenalmente divisorio, parten de la premisa errónea.

Ningún padre de familia que hoy tenga 50 o 60 años, con hijos adolescentes o jóvenes, diseñó un plan macabro para traicionarles y heredarles un planeta enfermo. Por el contrario, los padres lo único que han hecho es sobrevivir complejas condiciones de adaptación.

Que se dé una vuelta Greta por los barrios de Río de Janeiro, Veracruz o Atenas y entreviste a un padre o madre de familia de 55 años con un par de hijos y que les pregunte por qué compraron pañales y biberones de plástico cuando los criaron, o cuán difícil les resulta que se matriculen en una universidad.

Es muy cómodo criticar y hacerse fama cuando estás en Suecia y cuando la prensa local no tiene más cosas que hacer que buscar algo inusual por las calles y te encuentra con un letrero de huelga escolar en la banqueta.

Sin embargo, el cambio de modelo económico no debe inspirarse en la falacia de que quienes tenemos arriba de 25 años somos seres demoníacos que salivamos con la destrucción de nuestra propia casa. No.

COPARMEX ALERTA INQUISICIÓN

La siguiente batalla de la Coparmex de Gustavo de Hoyos ya inició: denunciar la inquisición fiscal que viene. De acuerdo con ese organismo, el gobierno quiere obligar a los asesores fiscales a reportar ante el SAT las estrategias que recomienden a sus clientes para que estos obtengan beneficios fiscales. Uf.

POR CARLOS MOTA

[email protected] 

WHATSAPP 56-1164-9060

eadp

¿Te gustó este contenido?