Decálogo del Chairo

El chairo odia al gobierno, encumbra al pobretólogo, usa un lenguaje adecuado, odia el dinero y las riquezas, entre otras características que aquí detallo

Decálogo del Chairo

I. Odiarás al gobierno sobre todas las cosas. Desacreditarás a las instituciones sin distingo; velando en todo momento que tus argumentos queden cobijados bajo un halo de justicia social. Ejercerás acoso a cualquier camarada que se deje seducir mínimamente por cualquier acción gubernamental.

II. Encumbrarás al pobretólogo. Memorizarás un par de cifras de pobreza y, en cada oportunidad, las recitarás. Calificarás de inaudita la desigualdad, y te dirás eternamente comprometido a eliminarla. Añorarás movimientos sociales del pasado dedicados a extinguirla.

III. Dominarás un lenguaje apropiado, incluyendo las frases y palabras lucha; derechos de minorías; honestidad; transparencia; rendición de cuentas; hacer ciudad; cultivos criollos, y otras. Prestarás atención para descifrar sus reglas y su uso pertinente frente a audiencias seleccionadas.

IV. Evangelizarás en nombre del bien común. Suprimirás cualquier expresión pública referente al individualismo, y motivarás discusiones para que otros se sumen a tu perspectiva. Inseminarás a las mentes débiles y en formación. Educarás para la causa y aborrecerás el dinero y las riquezas.

V. Rechazarás la globalización de las empresas, pero aplaudirás la de las ONGs. Vomitarás sobre el nombre de las corporaciones que producen semillas genéticamente modificadas, y beberás de la mano de las que defienden al planeta.

VI. Crearás y diseminarás memes y otros métodos de burla al sistema empresarial y político. Invertirás tu tiempo y tus recursos en su diseño. Usarás mecanismos de persuasión social electrónicos para su rápida distribución; y cuidarás que tu capacidad de respuesta sea inmediata.

VII. Vestirás apropiadamente, respetando el código que define a los miembros del grupo. No pondrás en jaque la identidad del gremio con colores, marcas o prendas que se preste a la confusión. En tu imagen y con la medianía de tu aseo deberá reflejarse la plenitud de tus atributos.

VIII. Gravitarás políticamente alrededor de ciertos grupos y personajes de la izquierda. Acudirás a sus ágapes y aplaudirás. Podrás rechazar la filiación partidista, pero en momentos determinados deberás entrar con firmeza en acción. No dudarás a la hora de votar.

IX. Alimentarás la divulgación de teorías que suscriben la existencia de conspiraciones procedentes del sistema financiero global. Vitorearás la aparición de reportes y documentos que les desenmascaren. Acudirás a los cineclubes y círculos de lectura para estar al día del avance de su desmembramiento. Trasnocharás.

X. Memorizarás y entonarás con recurrencia al menos tres himnos del gremio, incluidos, pero no limitados a: Mi unicornio azul; El breve espacio en que no estás; No soy de aquí, ni soy de allá; Ojalá; o Solo le pido a Dios.

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónSacapuntas

Sacapuntas