Raúl Cortés: De lo humano y lo divino

A veces, las fake news surgen por el apasionamiento irreflexivo de tuiteros ansiosos de contrarrestar una opinión diferente de la suya o reforzar una postura.

Raúl Cortés / Analista / El Heraldo de México
Raúl Cortés / Analista / El Heraldo de México

En la era de la modernidad líquida –como definió el sociólogo polaco Zygmunt Bauman el escenario actual de necesidades cambiantes y efímeras– lo ligero y perecedero está ganando el combate a lo sólido y duradero. El ejemplo más gráfico de este fenómeno son las redes sociales, terreno fértil para aplicar la estrategia del miente, que algo queda. A veces, las fake news surgen por el apasionamiento irreflexivo de tuiteros ansiosos de contrarrestar una opinión diferente de la suya o reforzar una postura. En otras ocasiones proceden de intereses más oscuros, plasmados en forma de bots alimentados en siniestros cuarteles computarizados.

Un ejemplo del primer caso podría ser el desliz protagonizado esta semana por el diputado del Partido del Trabajo Gerardo Fernández Noroña. En el pináculo de la crisis en Venezuela, compartió en su perfil de Twitter una fotografía panorámica de una multitudinaria manifestación callejera en Caracas en apoyo al presidente Nicolás Maduro, cuando la imagen era en realidad de 2012 y de un mitin en respaldo al fallecido Hugo Chávez, como le hicieron ver varios usuarios.

Aunque se resistió primero, Fernández Noroña tuvo que asumir finalmente el error: Ofrezco una disculpa, la primer foto que compartí sobre el apoyo a @NicolasMaduro efectivamente no es del día de hoy. Eso me pasa por no verificar antes la información.

Hubiera o no bots detrás del engaño del que fue víctima el diputado, lo cierto es que las fake news, la munición de esos soldados del infundio armados por la inteligencia artificial, comienzan a ocupar un papel tan inquietante y trascendente en nuestros días que la discusión ya ha traspasado incluso el terreno humano para situarse en el terreno divino.

En un mensaje de la Santa Sede, el papa Francisco acaba de señalar que detrás de las noticias falsas observa la presencia de actitudes intolerantes e hipersensibles al mismo tiempo, con el único resultado de extender el peligro de la arrogancia y el odio. Francisco abogó por la necesidad de educar en la verdad para que las personas sepamos discernir, valorar y ponderar los deseos y las inclinaciones que se mueven dentro de nosotros, y se mostró partidario de las iniciativas encaminadas a concretar normas que se opongan a este fenómeno, amparado en el fondo por una desregulación que los Estados, que sobre todo en Europa, intentan contrarrestar con leyes y sentencias que llegan siempre con retraso a la cita.

Al hilo de:

Como si fuera la última voz autorizada para normar la vida de nuestras sociedades, YouTube acaba de prohibir la difusión de videos en los que los usuarios de la red suban imágenes de peligrosas hazañas virales. Todo a raíz del llamado Bird Box Challenge, inspirado en la película de Netflix del mismo título. La prueba: realizar actividades con una venda en los ojos. El resultado: rasguños y golpetazos, en el mejor de los casos.

 

Analista

¿Te gustó este contenido?