De Arcángel San Gabriel a Satanás

Escondidos en las cuatro caravanas hay gente “extremadamente”peligrosa de otros países que, incluso, la prensa, que viaja con la caravana, descubrió

Armando Guzmán /  El qué y por qué desde Washington / Heraldo de México
Armando Guzmán / El qué y por qué desde Washington / Heraldo de México

A esta hora, la Agencia Central de Inteligencia, sigue ampliando la información que los servicios de inteligencia de México y Guatemala compartieron con el gobierno de Estados Unidos. En ella confirman que 270 miembros de la primera caravana son infiltrados con antecedentes criminales como asalto a mano armada, intento de asesinato y pandillerismo. Además escondidos en las cuatro caravanas hay gente extremadamentepeligrosa de otros países que incluso la prensa, que viaja con la caravana descubrió.

El senador Chuck Grassley, presidente del Comité de Asuntos Jurídicos del Senado estadounidense, demandó que los detalles sobre quién es esa gente, sean compartidos con los comités de Seguridad Nacional del Congreso. Es así es como llegamos a la elección de mañana en EU, en la que hace semanas se perdió la lógica política. Donald Trump se negó a explotar políticamente a la economía más próspera y boyante de los últimos 40 años, y se concentró en la inmigración ilegal.

¿Qué pasó?

La explicación es que la gente no vota en gratitud a los políticos; vota por miedo, enojo, frustración y venganza. Y este asunto de las caravanas, fue un regalo que alguien, aún por ser nombrado, le dio a Trump y a los republicanos. En tiempo sabremos quien fue, pero mientras, eso forzó a muchos congresistas demócratas en estados republicanos a aferrarse a las políticas migratorias de Trump para sobrevivir la elección.

El mejor ejemplo es Claire McCaskill, senadora demócrata por Missouri, que fue forzada a alinearse con la política fronteriza de Trump por que Josh Hawley, el republicano a punto de arrancarle la curul a McCaskill, adoptó esa política migratoria como su bandera de campaña con gran éxito.

Imagínese Missouri, debatiendo política migratoria, un estado que está a 2,700 kilómetros de la frontera con México. Explíqueme, ¿En que demonios le afecta la política fronteriza a Missouri? Exacto, ¡en nada!

Pero la gente lo compra como tema nacional. Y la senadora McCaskill, uno de los orgullos demócratas del senado, fue forzada a alinearse a Trump. Es como si el Arcángel San Gabriel, para seguir siendo arcángel, fuera forzado a ponerse en público del lado de Satanás. El miedo funciona. Las divisiones decidirán mañana quien controlará el Congreso en Washington a partir de enero, y serán producto de un país al que Donald Trump no sólo dividió, sino que esta partiendo en dos.

Y mientras The Cook Political Report, la publicación política más importante del país, nos dice que en dos años, Trump no se ha debilitado.

En 2016, 54% del electorado blanco apoyó a Trump. Hoy es el mismo porcentaje. Mucho ha ocurrido, mucho se ha dicho, poco ha cambiado.

Por eso dice Cook, esta es una elección de realineamiento. Recuerde usted que, pase lo que pase mañana, aún tendremos a Trump dos años más y en un descuido otros seis, y en ese tiempo lo único seguro que podemos ver desde hoy es que el tejido social estadounidense, se seguirá rasgando.

*Periodista

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBueno / Malo / Feo

Bueno, malo y feo