Daniel Verdugo Torres: Elecciones

Quienes han sido electos por sus diferentes partidos o de manera independiente como candidatos, tienen el deber de propiciar un clima de competencia respetuosa y alejada de toda confrontación

Daniel Verdugo Torres: Elecciones

El 1 de julio, la ciudadanía tiene en sus manos la decisión de elegir nuevos gobiernos y legisladores a las cámaras local y federal con propuestas, ideas frescas y novedosas para mejorar su calidad de vida.

Habrá candidatos comprometidos con sus comunidades, trabajando en sus campañas y habrá también aspirantes que sólo prometen, compran el voto deshonrando con ello a la política y a los políticos.

En la CDMX se elegirá al Jefe de Gobierno, 33 diputados locales, 16 alcaldes, 24 diputados federales y dos senadores, cargos que multiplicados por el número de partidos políticos, además de los candidatos independientes, hacen un mundo de aspirantes.

Sin embargo quienes han sido electos por sus diferentes partidos o de manera independiente como candidatos, tienen el deber de propiciar un clima de competencia respetuosa y alejada de toda confrontación, porque finalmente las elecciones son un solo día; los vecinos estarán ahí siempre y no es saludable dividir, incluso a familias por temas electorales, baste recordar que antes y después de cada proceso electoral los electores seguirán compartiendo la misma calle, manzana, colonia, municipio o entidad federativa.

Es necesario tomar conciencia que a nadie conviene generar encono, odios y rencores. La política es un instrumento para beneficiar a los ciudadanos, por lo que los aspirantes a un cargo de elección no deben hacer promesas que no puedan cumplir, sólo para conseguir el voto.

Cada uno de los candidatos debe presentar a los electores propuestas viables, política y económicamente sustentables. La reivindicación de la política implica no engañar a la gente porque ante promesas incumplidas crece la decepción y el descrédito para políticos y gobierno.

Y es que la política sólo tiene sentido si se pone al servicio de la gente. Y para que un candidato o un político tengan credibilidad ante los ciudadanos deben predicar con el ejemplo. Los ciudadanos elegirán este 1 de julio, de manera libre, a quienes serán sus representantes para los próximos años y de su participación dependerá la legitimidad de cada uno de los candidatos que lleguen a un cargo de elección popular.

Esa participación ciudadana se debe fomentar principalmente por quienes aspiran a representarlos. Los ciudadanos saben que el gobierno tiene la obligación de crear condiciones y oportunidades de trabajo, bienestar y de desarrollo en cuanto a salud, transporte, educación y vivienda.

A lo largo de los años se han ciudadanizado cada vez más las instituciones que antes sólo eran privativas del gobierno, esto nos está permitiendo pasar de una democracia representativa a una democracia participativa, en la que podamos como ciudadanos exigir transparencia en el actuar de cada gobernante y la rendición de cuentas puntual de quienes con nuestro voto llevamos al poder.

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónFOTO: @Gibsonguitar

Mítico fabricante de guitarras Gibson se declara en bancarrota