Cuauhtémoc Blanco quiere tirar la toalla

El gobernador de Morelos quiso presentarle al Presidente su renuncia porque, arguyó, no recibe apoyo

Martha Anaya / Alhajero / Heraldo de México
Martha Anaya / Alhajero / Heraldo de México

Hace un par de semanas, el gobernador de Morelos, Cuauhtémoc Blanco, fue a presentarle su renuncia a Andrés Manuel López Obrador.

La razón estriba, según expuso al Presidente, en que no recibe apoyo del gobierno federal.

Y el señalamiento principal del exfutbolista, según refieren compañeros cercanos al mandatario estatal, apuntaba hacia la Consejería Jurídica de la Presidencia de la República, concretamente hacia su titular, Julio Scherer:

Desde ahí se obstaculiza el proceso en contra de Graco Ramírez… y dicen que es por órdenes suyas, acusó Blanco.

Se quejó también del actuar de los magistrados porque, en vez de ayudar a contener la violencia y la inseguridad, empeoran las cosas y liberan a los malos.

A decir de uno de los confidentes del gobernador, Cuauhtémoc llevaba incluso –hasta lo mencionó- su carta de relevo: Jorge Argüelles, diputado federal por Morelos y actual presidente del Partido Encuentro Social (PES) en la entidad.

Esto ya no es para mí…, habría concluido Blanco –aunque sabido es que él no gobierna­— luego de la irrupción de un comando armado en la Central Camionera de Cuernavaca, dejando un saldo de cinco personas muertas.

Por lo que nos cuentan, la respuesta de Andrés Manuel López Obrador a la declinación de Cuauhtémoc fue enviarlo a coordinarse con otro miembro del gabinete.

En cuanto a lo que ocurrirá con el exgobernador morelense Graco Ramírez, no hubo mayores luces. Pero no habría que perder de vista que el perredista es protegido del gobernador electo Jaime Bonilla, gran amigo de Andrés Manuel.

Su manto de protección, como quien dice, va más allá de la oficina del jurídico.

Falta ver qué dice la Fiscalía General de la República. La denuncia contra Graco y contra su hijastro Rodrigo Gayosso por desvío de recursos fue presentada el 13 de febrero pasado (hace siete meses) y no hace ni un mes que Cuauhtémoc Blanco aseguraba que el exgobernador iba a caer:

Va a caer. Yo te lo garantizo que va a caer. Va a haber justicia; si no, les voy decir quién lo está apoyando. Va a haber justicia.

Graco respondió desde Baja California señalando que no había evidencias en su contra y que, precisamente por ello, la Fiscalía no había podido actuar en contra suya ni de ningún alto funcionario de su administración.

El caso es que Cuauhtémoc Blanco piensa todo lo contrario. Y sus acciones muestran que ya se desesperó y quiere tirar la toalla.

•••

GEMAS: Alfonso Durazo, al lado de los secretarios de la Defensa y de la Marina —contra lo que ocurrió el 1° de septiembre—, fue reivindicado ayer como jefe máximo de la Guardia Nacional, durante su presencia para rendir honores a la bandera en el Zócalo.

POR MARTHA ANAYA 

[email protected] 

@MARTHAANAYA

edp

¿Te gustó este contenido?