¡Es el lavado de dinero!

Se tiene la esperanza de que el titular de la UIF, Santiago Nieto, apoye las investigaciones sobre lavado de dinero

Gerardo Rodríguez / Cuarto de Guerra  /  Heraldo de México
Gerardo Rodríguez / Cuarto de Guerra / Heraldo de México

Los legisladores, académicos y organizaciones que promovieron las reformas que crearon el Sistema Nacional Anticorrupción (SNA) no incluyeron en su arquitectura a la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda (SHCP). En la omisión probablemente esté la esperanza de que puedan avanzar las investigaciones en contra del lavado de dinero que alimentan la corrupción política y delincuencia organizada.

Uno de los miembros del Comité de Participación Ciudadana del SNA confió a esta columna que tiene la esperanza de que el titular de la UIF, Santiago Nieto, apoye de manera decidida las investigaciones en materia de lavado de dinero para atajar los espacios de corrupción, pero, sobre todo, que abone a reducir los niveles de impunidad desde su posición. Lamentablemente la UIF tiene una correa de control político y presupuestal que se llama Hacienda. La UIF ha servido muy poco a los esfuerzos nacionales para combatir la corrupción en buena parte por su adscripción institucional a la SHCP. Frente a la inoperancia del SNA, por los intereses políticos de las instituciones federales, por la ausencia de un fiscal anticorrupción, por la falta de recursos del Comité Coordinador del SNA y por el boicot de las fuerzas profundas dentro del gobierno que impiden el avance de las investigaciones contra grandes casos de corrupción, es que la UIF se convierte en una luz de esperanza al final del túnel de la impunidad.

Sin embargo, para que la UIF cumpla con los objetivos planteados por su nuevo titular es necesario que se libere del yugo político, legal y presupuestal de la SHCP. Es por ello que existe una coalición –no formal- en favor de que la UIF se convierta en una agencia independiente de Hacienda, con autonomía constitucional y obviamente con presupuesto propio. Los argumentos para convertir la UIF en una Agencia Nacional contra el Lavado de Dinero (ANLA) son los siguientes. 1) La agenda legal e institucional de la Agencia no se contaminaría por la agenda política del secretario o de la misma SHCP. 2) Tendría la capacidad de implementar y coordinar sus políticas públicas directamente con los titulares de otras dependencias nacionales como la Fiscalía Nacional de la República, la Fiscalía Anticorrupción, así como con las secretarías de Seguridad y Protección Ciudadana y Función Pública. 3) Tendría la oportunidad de colaborar directamente, sin jefes políticos, con agencias internacionales dedicadas al combate del lavado de dinero de EU, como la terrible y temida OFAC (Office of Foreign Assets Control), y del mundo.

En el sector financiero y bancario ven con buenos ojos la posibilidad de que la UIF se independice de la SHCP. También en Washington y varias agencias de inteligencia de EU respaldarían esta iniciativa.

Ésta sería una gran reforma estructural contra la corrupción que abonaría a la estrategia nacional de seguridad.

Agenda estratégica: Recomiendo el segundo Índice de Desarrollo Policial (2018) de Causa en Común: www.causaencomun.org.mx

 

[email protected]

@gerodriguezsl

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónTal cual

Tal cual