Cualquiera sí o no cualquiera

Ahora las preguntas: ¿cualquier persona puede ser servidor público? Sí, cualquiera

Héctor Serrano Azamar / Heraldo de México /
Héctor Serrano Azamar / Heraldo de México /

Vaya debate el de la última semana, la causa, algunas de las nuevas contrataciones de personal en el gobierno federal, pues a juicio de muchos ciudadanos, resultan cuestionables.

Los casos ocurrieron en el Conacyt (la institución encargada de promover la excelencia académica), donde fue nombrado David Alexir Ledesma como subdirector.

Quiero pensar que a la comunidad científica del país le indignaron más las credenciales académicas del joven universitario, que las fotos donde presume su desnudez.

Edith Arrieta Meza, diseñadora de modas, hasta la semana pasada se desempeñaba como subdirectora de la Comisión Intersecretarial de Bioseguridad de los Organismos Genéticamente Modificados, no pudo demostrar que su buen gusto en el vestir, también la calificaba positivamente para desempeñar el cargo en el que fue designada. La institución mediante un comunicado donde justifica su contratación, también nos regaña a todos los que no supimos darle su justo valor a la nueva funcionaria.

María Chávez García, exdiputada de Morena, fue designada como secretaria administrativa del Fondo Sectorial Conacyt-Energía, su ficha curricular señala como su máximo nivel de estudios el de secundaria y dentro de su experiencia laboral destaca el haber sido demostradora de lencería.

Otro caso desastroso fueron las comparecencias de los candidatos para presidir la Comisión Reguladora de Energía. Según da cuenta internet, sus exposiciones denotaban un alto grado de ignorancia en los temas inherentes al cargo que buscan ocupar.

Ahora las preguntas ¿cualquier persona puede ser servidor público? Sí, cualquiera; mientras la ley lo permita y no esté impedido para desempeñar un cargo público.

¿Cualquier persona debería ser servidor público? No, no cualquiera. El servicio público no debe ser entendido como una mera bolsa de trabajo a la cual recurrir por un tema de remuneración económica.

A mi juicio, debería estar integrado por los mejores hombres y mujeres de nuestro país, con un alto sentido de compromiso social, pero también con un alto grado de especialización en la administración de la cosa pública.

Ambas cualidades resultan indispensables para dar los mejores resultados.

A diferencia de la iniciativa privada, lo que está en juego en el servicio público, no es el patrimonio de un particular, sino los bienes y recursos de todos los mexicanos.

No deberíamos sentirnos apenados por exigir que los cargos directivos sean ocupados no sólo por la gente más honesta, sino también por la más capaz y la mejor preparada.

Cualquiera puede aspirar a un cargo público, pero siempre y cuando se prepare para ello y es mejor desde abajo, paso a pasito, adquiriendo la experiencia y los conocimientos necesarios para desempeñar cargos de mayor relevancia; sólo así se puede justificar la falta de títulos universitarios, porque si vamos a hablar de improvisados, ahí sí le digo que no cualquiera.

 

@hserranoazamar

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónTal cual

Tal cual