Crónica de un robo al erario

Así, en México la Estafa Maestra en la cual el papel protagónico es de Rosario Robles, va todo en el mismo sentido: empresas fantasmas y socios inexistentes que pretenden quedar en la impunidad

José Óscar Valdés Ramírez / Heraldo de México
José Óscar Valdés Ramírez / Heraldo de México

En Roma, Marco Tulio Cicerón, siendo designado gobernador de la provincia de Cilicia, en la costa meridional de la península de Anatolia, entre el año 51 y 50 a.C., regresó a Roma.

El vanidoso político no pudo evitar alardear de lo bien que había llevado la contabilidad de la provincia. Mientras Cicerón disfrutaba de su regreso a Roma, el que había sido su quaestor -del latín QVÆSTOR, indagador-, era un tipo de magistrado en la antigua Roma, Lucio Mescenio Rufo, le escribió para comunicarle que había encontrado irregularidades en la contabilidad de la provincia.

Quinto Volusio Cuadrato, prefecto de Cicerón, estaba interesado en hacerse adjudicatario de un contrato público. La ley romana impedía a senadores y miembros de la administración romana beneficiarse de contratos públicos para evitar la corrupción.

Y crearon una sociedad usando gente inexistente. Un empresario romano llamado Publio Valerio prestó su nombre. Ya no había ningún impedimento para que Cicerón les adjudicara el contrato.

Pero Publio Valerio no disponía de liquidez suficiente para hacer frente a los costes del contrato. Así, el empresario romano huyó dejándoles todo el problema a su asociado, Volusio Cuadrato, y a los garantes del contrato, Q. Lepta y M. Aneyo, miembros también de la administración de Cicerón. Preocupado por sus colegas, Cicerón intentó traspasar las deudas de Valerio a Volusio con el fin de liberar a los garantes de toda responsabilidad y, acto seguido, anular las deudas de Volusio. No pudo.

Eran necesarias las dos partes para realizar el traspaso de deudas y, naturalmente, Valerio ya había escapado.

Ideó entonces Cicerón un plan: repercutir la quiebra del contrato de Valerio y Volusio sobre las cuentas públicas de la provincia.

De esta manera la suma del contrato no pagada sería insertada como deuda, así las deudas de Volucio quedaban anuladas y no pagaría ni él ni sus garantes. A esto se le conoce como caso Púnica -no tiene nada que ver con las tres guerras púnicas-. Este caso de desfalco a la nación romana quedó sin castigo.

Así, en México la Estafa Maestra en la cual el papel protagónico es de Rosario Robles, va todo en el mismo sentido: empresas fantasmas y socios inexistentes que pretenden quedar en la impunidad sin castigo.

Es increíble que cosas así sigan pasando y queden en la impunidad.

Es necesario que ese dinero desviado regrese a la nación. La Cuarta Transformación tiene como piedra angular combatir la impunidad y la corrupción, permitir que no aparezca ese dinero es dar el aval al robo más documentado por el periodismo.

Esperamos, por el bien de nuestra nación, que prevalezca la justicia. La reclama Dios y la exige México.

POR JOSÉ ÓSCAR VALDÉS RAMÍREZ

ACTIVISTA JURÍDICO

@DRJOSEOSCARV

edp

¿Te gustó este contenido?