Pese a la insensibilidad del gobierno morenista, #SíHayDeOtra para México

En este contexto, urgen iniciativas que le den un respiro a las finanzas de los hogares mexicanos

Mariana Gómez del Campo / Secretaria de Asuntos Internacionales del PAN / Columna Invitada / EL Heraldo de México

Las prioridades del gobierno mexicano están muy lejos de la realidad nacional porque mientras el país es consumido por la violencia, el número de víctimas de COVID-19 supera las 44 mil y la crisis económica ya se siente en los bolsillos de las familias mexicanas, el presidente está más ocupado en el circo del avión presidencial.

La austeridad republicana, la incertidumbre económica y la falta de una vacuna ya tienen efectos adversos en nuestro país, según datos del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI) revelan que el Indicador Global de la Actividad Económica cayó 19.6% en abril y 21.6% en mayo. Además, la negativa de la administración federal a apoyar a las empresas le ha pasado una factura muy cara al empleo a nivel nacional pues, aunque el 93.2% de los negocios se han visto afectados, únicamente el 7.8% recibieron un apoyo gubernamental. El resultado es que 12 millones perdieron sus trabajos en la cuarentena; esta es la peor caída en el empleo y la producción de la historia moderna de México.

En este contexto, urgen iniciativas que le den un respiro a las finanzas de los hogares mexicanos, es por ello que el Partido Acción Nacional presentó desde hace un par de meses dos iniciativas para paliar los efectos de la crisis económica que estamos viviendo. La primera es para otorgarle a todos los trabajadores formales e informales, que hayan visto sus ingresos afectados por la cuarentena, un ingreso básico que les permita tener liquidez en estos meses de confinamiento.

No es casualidad que el 71% de las víctimas de COVID-19 sean personas con baja escolaridad o incluso que el 46% hayan sido desempleados o trabajadores informales, sino que estos datos publicados por la Universidad Nacional Autónoma de México muestran que la pandemia ha acentuado la desigualdad en nuestra nación. Iniciativas de este tipo en el mundo han sido elogiadas por las Naciones Unidas pues representa un alivio para las personas en pobreza y evitar que millones de familias conozcan el hambre.

Por otro lado, afortunadamente la 4T retomó la propuesta panista de reforma al sistema de pensiones que permitirá que millones de trabajadores mexicanos cuenten con una pensión digna; la iniciativa pretende aumentar el nivel de ahorro de 6.5% a 15%, sin afectar el monto de aportaciones del trabajador, lo que se traducirá en pensiones mucho mayores alcanzando hasta el 60% de su último sueldo.

La reforma legislativa incluye la disminución de las semanas de cotización de 1,250 a 750, beneficiando a los trabajadores que migran de empleos informales a formales, así como a mujeres que han interrumpido su vida laboral para cuidar a sus hijos, permitiéndoles tener acceso a una pensión digna con menos años trabajados.

Hoy es tiempo de cerrar filas por las familias mexicanas, de ver por sus necesidades y actuar en consecuencia; es por ello que en el PAN estamos listos para alcanzar consensos que permitan que estos cambios en la ley se traduzcan en bienestar para todos los mexicanos porque #SíHayDeOtra.

POR MARIANA GÓMEZ DEL CAMPO
SECRETARIA DE ASUNTOS INTERNACIONALES DEL COMITÉ EJECUTIVO NACIONAL DEL PARTIDO ACCIÓN NACIONAL
COLABORADORA EDITORIAL

lctl

Escucha aquí nuestro podcast sobre coronavirus

Notas relacionadas

Hubo un error al cargar las notas.