CR7, al patíbulo

Cristiano Ronaldo enfrenta el peor escollo de su existencia: esclarecer si tuvo que ver o no en una violación

CR7, al patíbulo

Estimado fan, no hay nada peor para una figura o una entidad deportiva que verse involucrado en un escándalo sexual, donde el simple hecho de la sospecha provoca severos daños a su reputación. Es por eso que Cristiano Ronaldo debió bajarse de su estrado de figura para responder por las acusaciones de violación.

Las figuras del deporte son veneradas porque la actividad profesional que realizan confiere los valores universales más positivos. Sus personajes son seguidos por multitudes, y se les toma de ejemplo. Un atleta de alto rendimiento es un ser respetado por las comunidades por el simple hecho de elegir una ruta marcada por la disciplina, el trabajo duro y la perseverancia, cualidades y competencias que se cree lo llevarán al éxito. De entrada, no se le imagina de otra forma. Y si se trata de un ídolo, entonces su conducta se interpreta como aspiracional para las masas.

Las marcas deportivas representan a sellos comerciales que basan sus operaciones y filosofía en los valores deportivos para cumplir sus objetivos. Por eso, afianzan su imagen en embajadores de marca, que son los personajes que encarnan los valores que promueven día a día. Sobre estos tenores: Cristiano no sólo es un atleta profesional altamente calificado, sino una figura histórica del deporte, por sus mértios alcanzados como futbolista, y también un ídolo de alcance global, asediado por las masas y por marcas deportivas poderosas.

Te guste o no, apreciado fan, la conducta fuera del terreno de juego llega a permear al deportista. Sobre todo, si se trata de una figura que pasa por el mejor momento de su carrera.

A pesar de despedirse de su época dorada con el Real Madrid, para enrolarse con la Juventus de Turín, el portugués acapara todavía los reflectores para saber si será posible que conserve su paso triunfal con una camiseta distinta a la merengue. Antes del penoso trance que hoy enfrenta, al luso no se le recuerda un problema de imagen más allá de su conflicto de deudas fiscales en España y su pedantería característica, como parte de su personalidad egocéntrica.

EL PROBLEMA Y EL EFECTO EN NIKE

La estadounidense Kathryn Mayorga acusó a Cristiano de violarla, suceso que presuntamente ocurió en Las Vegas, en 2009, cuando ella tenía 25 años de edad. Independientemente de que se esclarezcan los hechos, los efectos ya aparecen en la ruta del futbolista. En lo mercadológico: Nike pronunció ayer su postura de revisar cuidadosamente el caso para anunciar si mantiene su patrocinio. En lo deportivo: no fue convocado por el técnico de Portugal, Fernando Santos, para los partidos contra Polonia y Escocia, en los amistosos que le quedan al representativo luso en el año.

Por el convenio que mantienen desde 2003, Nike paga a Cristiano 20 millones de euros anuales, que se disparan a 40 mdd, si se cumplen ciertos objetivos. Habrá que esperar.

Por HÉCTOR QUISPE

TWITTER E INSTAGRAM
@HECTORQUISPE

¿Te gustó este contenido?