Salvador Cerón: Corrupción, reto para nuevo gobierno

El momento histórico y los cambios que se avecinan reclaman del nuevo gobierno una actuación responsable e integra

Salvador Cerón: Corrupción, reto para nuevo gobierno

La corrupción que no es otra cosa más que la descomposición de algo, es en el terreno social uno de los grandes problemas que aquejan a la sociedad y retrasan su desarrollo. La corrupción, en el marco de las relaciones interpersonales y sociales, destruye la confianza para dar certidumbre a los acuerdos y favorecer el desarrollo del país. El crecimiento de la confianza por contra, constituye un activo social de gran valor por su relación con el crecimiento de la economía, el ingreso per cápita, la inversión y la estabilidad, por la seguridad que produce un ambiente de respeto al Estado de Derecho.

Se afirma que las sociedades tienen los gobiernos que se merecen, también se afirma que las organizaciones son, lo que saben, pueden y quieren las personas que las integran, pero especialmente los que las dirigen. De ahí se deriva la responsabilidad que en el momento actual tienen los líderes sociales, políticos, administradores públicos y dirigentes empresariales para construir nuevas relaciones entre todos los mexicanos.

El momento histórico y los cambios que se avecinan reclaman del nuevo gobierno una actuación responsable e integra, pues no hay nada más desalentador que quien tiene que ejecutar un mandato y cumplirlo con diligencia y lealtad no ejerza el liderazgo constructivo y determinado que requiere el país y la población con más carencias. Actuar con honestidad personal y profesional, combatir la corrupción y evitar la impunidad son fundamentales para recuperar la confianza y la eficacia de las instituciones.

El problema de la corrupción no es privativo de un determinado sistema económico o grado de desarrollo. El problema es más frecuente y grave, cuando se combinan estructuras administrativas inflexibles, jerárquicas, burocráticas y discrecionales con graves carencias sociales y pobre educación. La atención y solución a este problema ha de considerar distintas perspectivas. Es importante entender que el tema establece un reto que no se resuelve a partir de planteamientos ideales o voluntaristas, es necesario ir con mayor profundidad y entender la complejidad de unas estructuras y sistemas de interacción social que desafortunadamente enfrentan lo práctico con lo debido.

Las perspectivas económica, social, jurídica, ética y cultural que el tema plantea, deberán contemplar y armonizar: medidas de eficiencia administrativa, rendición de cuentas y transparencia efectiva, estricto cumplimiento del marco jurídico, la promoción de una cultura de denuncia, la educación en los valores y la atención oportuna a la población en situaciones de desventaja social, entre otras. Es fundamental el involucramiento de la sociedad para evitar la corrupción, construir un sistema de respeto a las leyes.La corrupción siempre será una enfermedad vergonzosa. Una sociedad sin valores, una sociedad corrupta, no tiene futuro, pues lo que no es ético no vale la pena.

 

SALVADOR CERÓN

COLABORADOR

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso

Grupo Hosto, en entredicho