Contrarreforma educativa pone en encrucijada al PRI

El voto del tricolor a favor de la iniciativa sería un balazo en el pie, aceptarían que el proyecto de EPN fue una pifia

Alejandro Sánchez
Alejandro Sánchez / Contra las cuerdas / Heraldo de México

Antes del mediodía del jueves, la diputada Miroslava Carrillo Martínez, de Morena, caminaba alterada de un lado a otro por los pasillos de San Lázaro con el celular pegado en la oreja.

Iba y venía sin rumbo.

Se escuchó que daba indicaciones para que llamaran por teléfono a sus compañeros de la comisión que preside, la de Puntos Constitucionales, para poder completar el quórum de trabajo que sesionaría de manera conjunta con la de Educación, las cuales tienen una misión que volverá a marcar la historia de la educación nacional.

–¿Por qué que nadie ve su correo?– decía con preocupación en medio de un retraso de más de 30 minutos para iniciar los trabajos.

La modificación a la Reforma Educativa del entonces presidente Enrique Peña Nieto, presentada y promovida en su momento como uno de los principales logros del ex-mandatario, fue una promesa de campaña del actual jefe del Ejecutivo, Andrés Manuel López Obrador, luego de que no gustara al SNTE ni a la CNTE, gremio que terminó apoyándolo para llegar a Palacio Nacional.

Uno de los diputados que recibieron la llamada para que corriera a la Cámara fue Silvano Garay Ulloa.

Sin embargo, se declaró indispuesto porque tenía otras cosas que atender y era imposible que llegará a la colonia Candelaria, de la Ciudad de México, donde se ubica el recinto Legislativo.

La verdad es que desde una noche antes, medios digitales de Tlaxcala publicaron que Garay, del Partido del Trabajo, andaba de visita en el estado promoviendo a una alcaldesa para la candidatura al gobierno del estado.

Miroslava y la presidenta de Educación, Adela Piña Bernal, se vieron ágiles frente a las ausencias: empezaron a leer la orden del día en un intento por salvar la sesión luego de casi una hora de retraso y antes de cancelarse, aún cuando faltaba un diputado o diputada para formalizar el inicio.

Para su suerte enseguida apareció la legisladora Cynthia Iliana López para tomar asistencia.

Al final, las comisiones unidas acordaron iniciar el 6 de febrero audiencias púbicas para recibir a académicos, líderes sindicales y docentes de universidades y escuelas normales, con el objetivo de la reforma educativa, la cual Mario Delgado, coordinador de Morena, espera que se apruebe la primera quincena de marzo.

Va a ser interesante conocer la posición que asuma el PRI en el Congreso frente a la contrarreforma educativa, pues si bien la bancada de René Juárez mantiene una alianza a todas luces con Morena (PRIMor) a la hora de someter a votación los proyectos políticos de Andrés Manuel, ésta vez el voto a favor de dicha iniciativa sería como un balazo en el pie, porque aceptarían que el proyecto de Peña Nieto fue otra de las grandes pifias del sexenio.

Morena necesitará mucho más que exigir a sus Silvanos concentrarse en el trabajo legislativo.

Tendrán que buscar renegociar también con diputados del PAN para sacar adelante la contrarreforma.

¿Te gustó este contenido?