Nunca compartieron el poder

Desde principios de 2014 ocurrió el desmoronamiento de la familia real del estado de Puebla

Alejandro Sánchez / Contra las cuerdas / Heraldo de México

Rafael Moreno Valle y Martha Erika Alonso no compartieron nunca el poder político ni económico en Puebla.

Tras el deceso de ambos: ¿Hay algún liderazgo real que los supla en el PAN? ¿La muerte de la pareja significa el fin del morenovallismo?

Desde principios de 2014, cuando Moreno Valle rompió con el ingeniero de su gobierno –digámoslo así– Fernando Manzanilla, en el entorno político poblano se habló de un desmoronamiento de la familia real del estado.

El esquema de poder empezó su desgaste con la boda de Fernando Manzanilla con la hermana del gobernador, Gabriela Moreno Valle, decisión que enfadó al gobernador, por el desgaste que generaría el hecho de tener a su cuñado como el jefe de su gabinete, cuenta el periodista poblano Enrique Núñez.

Suman muchas las historias de enfrentamientos entre los dos cuñados, pero sin duda, la gota que derramó el vaso fue la supuesta traición de Moreno Valle, quien había asegurado a Manzanilla la candidatura a la presidencia municipal. Este hecho provocó un rompimiento real entre estos dos personajes, culminando con la decisión de Fernando de declinar su diputación, para evitar un mayor desgaste entre ambos, agrega.

Nadie dudó en su momento del poder de Manzanilla, considerado el alter ego de Moreno Valle, como tampoco creyó que al separarse del panista fuera el fin político de éste.

Los análisis tuvieron razón. Manzanilla llegó por su cuenta este 2018 a la Cámara de Diputados, con la complicidad de Morena, y se convirtió en coordinador de la bancada del PES. Mientras tanto, Moreno Valle y el PAN vieron mermado su poder al perder la mayoría del Congreso local, las presidencias municipales y retener apenas el gobierno, cuya historia, como sabemos, se sostuvo en los tribunales electorales con una decisión dividida.

Hoy en día las personas más cercanas al morenovallismo son Luis Banck, ex presidente municipal de Puebla, considerado en el círculo como el más avanzado, pero sin liderazgo fuerte; Eukid Castañón Estrada, es el de los asuntos económicos, sin mayor influencia política, y Chifo Tovilla, al que tampoco se le ve con la fuerza para llenar el hueco que dejan Moreno Valle y Alonso con su muerte.

Ayer, mientras se llevaba a cabo el homenaje fúnebre de la pareja poblana, Miguel Barbosa Huerta, el principal adversario político del morenovallismo, sostuvo una reunión con diputados de Morena para definir la ruta del gobierno interino, para luego definir el proyecto del nuevo proceso electoral para suplir a Martha Erika Alonso en el gobierno. Se ve difícil que sin Moreno Valle y Alonso y frente a la fuerza de Morena, el primer círculo de la pareja pueda sostener el poder político y económico.

Uppercut: Tres senadores del PAN, de diferentes corrientes, consultados por esta columna coincidieron en que Damián Zepeda, sería el candidato natural de Marko Cortés, presidente del PAN, para recuperar la coordinación en el Senado de la República.

 

contralascuerdasmx@gmail.com

@alexsanchezmx

¿Te gustó este contenido?