Contra la restauración del autoritarismo

La actitud de Bonilla es detestable, porque ha retorcido el sentido del mandato ciudadano con argucias

Lorena Piñón
Lorena Piñón Rivera / Columnista /Secretaria de Gestión Social del PRI/ Opinión de El Heraldo de México

La primera alternancia en un gobierno estatal fue en 1989 en Baja California, cuando el ex alcalde panista de Ensenada ganó con casi 53 por ciento del voto. Al recordar los 25 años de su victoria, Ernesto Ruffo publicó una crónica, en la que refirió que dos días después de la jornada electoral, recibió en su domicilio al periodista Jacobo Zabludov-sky con el propósito de entrevistarlo y presentarlo -en esa época el noticiero de Televisa tenía un dominio absoluto- como el primer Gobernador no priista en la historia del México post revolucionario.

Ese encuentro entre Ruffo y el periodista más influyente de su época, fue posible porque el PRI ya había despejado el camino. En sus remembranzas sobre su triunfo, apuntó que al llegar Jacobo, minutos antes, el entonces dirigente del Revolucionario Institucional, Luis Donaldo Colosio, había mencionado aquella frase nunca antes escuchada en la historia del hegemónico PRI: La tendencia electoral no nos favorece.

Desde esa época, se sucedieron únicamente gobernadores surgidos del PAN, hasta que el verano pasado el triunfo favoreció al candidato de Morena. La actitud de Jaime Bonilla es detestable, porque ha hecho todo lo posible por retorcer el sentido del mandato ciudadano con argucias legaloides y sondeos francamente chafas. Siendo que fue electo para un bienio, Bonilla ha manipulado a la anterior legislatura local y a la actual, para enmascarar el golpe de estado que pretende asestar para permanecer cinco años como ejecutivo estatal. Esto exhibe además vileza por un segmento sobresaliente de la clase política, pues era de esperarse al menos una declaración condenatoria a esta intentona golpista, sin embargo, hasta el propio López Obrador ha evitado la censura y asume que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) será la que dictamine sobre el tema.

Y sí, con la promulgación del instrumento legal que determina la ampliación del periodo de gobierno de 2 a 5 años, ahora es un acto impugnable que será resuelto por la SCJN. Al respecto, el presidente del PRI Alejandro Moreno ha manifestado su expreso desacuerdo con este acto autoritario y formalmente el PRI ha interpuesto un recurso legal para así iniciar formalmente la controversia constitucional.

Es de resaltar que en el PRI hay una notable preocupación por el abuso al que se está exponiendo a las instituciones democráticas, que con tanto trabajo han sido construidas por generaciones de mexicanos. Sin titubeos y con firmeza, Moreno ha declarado que ante la publicación de la Ley Bonilla: hoy, el respeto a la Constitución que por décadas privilegiamos, se ve vulnerado en medio de acciones que intentan extender de forma ilegal el periodo de un gobierno más allá para el que fue electo. Ningún ciudadano puede permanecer ajeno a este asunto, porque en Baja California Morena quiere hacer una restauración del autoritarismo que sólo deseamos ver en los libros de historia.

Remate: Las Fuerzas Armadas son un orgullo para México.

POR LORENA PIÑÓN RIVERA
SECRETARIA DE GESTIÓN SOCIAL DEL CEN DEL PRI
@LORENAPIGNON

abr

¿Te gustó este contenido?