Contagios del #Metoo en la moda

La definición que todos ellos usan de conducta sexual inapropiada es “aquel acto sexual involuntario por medio de la cual una persona se ve forzada y/o amenazada a participar en contra de su voluntad”

Contagios del #Metoo en la moda

Los movimientos#metoo y #timesup, generados por actrices de cine, han contagiado a un sin fin de otras industrias, como es el caso de la moda.

 

Una industria construida alrededor de la seducción y el deseo de la imagen puede ser difícil de reglamentar en estas cuestiones, pero hay que definir algo: una cosa es crear una campaña seductora y otra, muy diferente, abusar sexualmente de alguien.  El rol que toman los modelos es como el que asumen los actores en una película: ¡No sigue siendo no!.

Compañías como Nike, Lululemon y, recientemente Stuart Weitzman, que despidió a su director creativo Giovanni Morelli, se han visto sacudidas por escándalos relacionados con comportamiento sexual inadecuado y discriminación. Lo mismo ha pasado con fotógrafos famosos, como Bruce Weber y Mario Testino, quienes han sido acusados.

 

La industria de la moda es especialmente vulnerable al tema, pues muchos modelos, tanto hombres como mujeres, son menores de edad y acuden a los llamados solos, lo cual los deja sin los recursos psicológicos y económicos para alzar la voz y denunciar a sus depredadores.

 

Es algo que siempre ha sucedido, no sólo en esta industria, en muchas otras. Lo que este tipo de movimiento ha hecho es despertar una conciencia colectiva y decir: ¡no más!

 

Despertar a la sociedad para ayudar a fomentar un comportamiento de cero tolerancia por parte de los abusos de cualquier tipo.

 

De los resultados positivos que  ya podemos ver, es que compañías de lujo globales como LVMH y Kering establecieron  lineamientos en cuanto a la contratación y comportamiento con el equipo de modelos con que trabajan para procurar  un ambiente de bienestar; por ejemplo, el prohibir la contratación de modelos menores de 16 años, a mujeres que sean talla cero o menor, definir perfectamente lo que significa abuso sexual o de poder, así como informar de los pasos a seguir si así sucediera y, en algunos casos, apoyo legal.

 

La diseñadora Diane Von Furstenberg, miembro de el CFDA (Council of Fashion Designers of America), ha enfatizado la importancia de crear un ambiente de trabajo seguro, con igualdad de circunstancias para ambos sexos, en donde a los y las modelos se les facilite siempre un espacio privado para poderse cambiar.

 

Condé Nast creo un código de comportamiento, en el que se especifica perfectamente que está permitido y que no, tanto en sesiones de fotografías, como en otras áreas de la empresa; además, mencionan lo que quiere decir comportamiento abusivo, que va desde hacer sugerencias sexuales a alguien, hasta enseñarle material pornográfico, fijando así una conducta de cero tolerancia al abuso de cualquier tipo.

La definición que todos ellos usan de conducta sexual inapropiada es aquel acto sexual involuntario por medio de la cual una persona se ve forzada y/o amenazada a participar en contra de su voluntad.

 

El pasado 16 de mayo más de 100 modelos, lideradas por la fundadora de la empresa Model Alliance, Sara Ziff, hicieron un llamado a marcas y agencias para señalar un acuerdo para construir una industria de moda que se defina con respeto. Usando el #time4respect, Ziff comenzó con esta lucha hace más de 10 años y lo que busca es dar una solución al problema. Todavía no se tienen resultados finales, aunque se sabe que ha tenido mucho apoyo.

 

Es importante rescatar que la ética de todas las partes involucradas es fundamental en el proceso, puesto que hay que saber distinguir entre un piropo y una propuesta indecorosa y, aunque parezca que hay una fina línea que los divide, en realidad es un mundo entero de diferencia.

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónFOTO: @Gibsonguitar

Mítico fabricante de guitarras Gibson se declara en bancarrota