Constitución de la CDMX, exhibida por la Corte

Las impugnaciones y acciones de inconstitucionalidad a la Constitución de la Ciudad de México esperan la resolución de la SCJN


La aprobación de la Constitución de la Ciudad de México estuvo rodeada de juegos de poder y errores, que ahora se hacen más evidentes con el proyecto del ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), Javier Láynez. El beneficiado puede ser el partido que espera arrasar con la votación en el 2018.

La Constitución no logró despertar el interés de la población, menos de 2 millones de capitalinos votaron, cuando el padrón electoral de la capital es de casi 8 millones. Además la Asamblea Constituyente era 100 integrantes, 60 diputados electos por el voto directo y 40 constituyentes que envió el gobierno federal, el de la ciudad, el Senado y la Cámara de Diputados. Lo que permitió ese juego de fuerzas políticas.

Las impugnaciones y acciones de inconstitucionalidad a la Constitución de la Ciudad de México esperan la resolución de la SCJN, pero el tiempo juega en contra, por eso los ministros se concentrarán solo en las cuestiones electorales y resolverán el 14 de agosto.

Los constituyentes decidieron que el Congreso de la Ciudad de México se mantuviera con 66 diputados, 33 representarían a los distritos en territorio y los otros 33 por representación proporcional de la votación obtenida por los partidos.

Ese tema reflejaba el temor de que un partido político obtenga la mayoría de votos y nulifique a la oposición. Pero extrañamente en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) nulificaron al partido mayoritario; pues Morena fue el más votado en 2015, pero la alianza política del PRD con el PAN y el PRI les permite controlar el órgano legislativo.

El ministro Láynez en su proyecto considera inadmisible que en un órgano legislativo la mayoría no haya sido electa directamente por el pueblo. De contar con el apoyo de 8 de los 11 ministros, será un revés al Constituyente y el primer Congreso de la Ciudad mantendrá el esquema de 40 diputados electos por voto directo y 26 de representación proporcional.

Ese es tan sólo uno de los temas que cuestiona el ministro, pues también expresa sus críticas a las causales de nulidad, la división en circunscripciones de las Alcaldías. Al respecto el constituyente Jaime Cárdenas manifiesta su preocupación porque le resta poder de configuración legal a la Asamblea Constituyente.

Defiende la integración del Congreso de 33-33 para que la repartición del poder sea más proporcional, personalmente propuso reducir el pleno a 50 diputados, para que quedaran 25 de mayoría y 25 de representación proporcional. Explica que la idea se tomó del Sistema Alemán y de un estudio de José Woldenberg que proponía este sistema mixto.

Jaime Cárdenas considera que de esa manera se obliga al gobernante hacer acuerdos con los partidos minoritarios, sin embargo en México lo que en teoría política se llama gobiernos divididos, en el país se ha arreglado con acuerdos y dinero.

Columna anterior: 3.5 millones de votos de la capital

¿Te gustó este contenido?