Conservar la obra existente: prioridad uno

La Inversión Fija Bruta representa los gastos en maquinaria y equipo de origen nacional e importado, así como los de Construcción; ésta es relevante porque incide en la actividad económica del país

Alejandra Icela Martínez Rodríguez
Alejandra Icela Martínez Rodríguez / Columna Invitada

YA TIENE ALGUNOS MESES, al menos siete, que hemos observado un descenso sostenible en los datos de Inversión Fija Bruta. Según cifras reportadas por el Inegi, esta variable registró una disminución en términos reales de 0.7 por ciento durante julio de este año frente al mes inmediato anterior y, de 9.1 por ciento, con respecto a julio de 2018. Ahora bien, ¿qué mide dicho indicador? Y ¿por qué es tan relevante? La Inversión Fija Bruta representa los gastos realizados en maquinaria y equipo de origen nacional e importado, así como los de construcción (Inegi); además, ésta es relevante porque incide directamente en la actividad económica del país.

Los números sobre Inversión Fija Bruta, así como su efecto en el sector construcción son un tanto desalentadores; lo anterior implica menos empleos formales; caída en la demanda por bienes y servicios; y una menor recaudación para el Gobierno Federal, entre otros; el resultado, un estancamiento económico, como aquel reportado, en términos reales, por el Inegi, al comparar el periodo enero–septiembre de 2019 y 2018 (0.0 por ciento crecimiento del PIB).

En ese sentido, en el corto y mediano plazo, parece complicado cambio alguno; tal como lo describí en el artículo sobre las Cifras de Inversión 2020, el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación para el próximo ejercicio fiscal, presentado por el Ejecutivo Federal y, actualmente, en discusión en la Cámara de Diputados, contempla una reducción importante de recursos para sectores estratégicos en infraestructura como lo son carreteras y proyectos hidráulicos.

Y, entonces, ¿qué se puede hacer? Básicamente, conservar la infraestructura existente, identificar las mejores opciones de inversión y aplicar las mejores prácticas en materia de construcción; esto es, definir una estrategia de inversión y optimizar la asignación de recursos. Así, una vez más, recomiendo concretar sinergias entre los sectores público y privado a través del impulso a esquemas novedosos como las Asociaciones Público-Privadas (APP); éstas ayudarán a desarrollar nueva infraestructura o conservar aquella en operación.

Pero, ¿por qué es tan importante la conservación de la obra pública?

A manera de ejemplo, hace un par de semanas circulaba por una de nuestras carreteras, no diré cual, pero caí en un bache y la llanta delantera derecha quedó inservible; mi auto ya no cuenta con llanta de refacción, por lo que tuve que pedir una grúa y, dado que me dirigía a una cita de trabajo, solicitar apoyo para reagendarla.

En fin, lo que tenía planeado para ese día, tuve que posponerlo. ¿Cuántos de ustedes han pasado por la misma situación? Sin duda, ¡muchos! ¿Qué tal los que vivimos en la Ciudad de México? En un día de tráfico habitual, decidí contar los baches en una de las principales avenidas; en una distancia aproximada de 2.5 km fueron quince; afortunadamente, dado que no llovía, los pude esquivar.

De existir una apropiada Conservación, se maximizarían los beneficios de transitar por calles, avenidas, caminos y carreteras, así como se minimizarían costos en tiempo y dinero.

El gobierno federal es responsable de hacer el mantenimiento a las carreteras libres de peaje que atraviesan el país, el gobierno estatal a las carreteras al interior de su entidad y, el gobierno municipal, a las calles y avenidas de sus localidades. Y, ¿por qué gran parte de esa infraestructura no está en óptimas condiciones? Porque no cuentan con recursos públicos suficientes para atender esta necesidad.


Gráfico: Arturo Ramírez / Fuente: SHCP e INEGI.

Sin embargo, lo anterior no debe limitarlos, ya que, sí existen opciones para invertir; acertadamente, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), a través de proyectos APP, ha implementado un exitoso Programa de Conservación APP para carreteras federales; a la fecha, existen 10 proyectos en operación de esta naturaleza. Si bien el esfuerzo Federal ha sido sumamente importante, es fundamental conservar nuestra infraestructura en todos los niveles; aplicar estrategias de inversión innovadoras y dinámicas a nivel Estatal e, incluso, de probarse factible, a nivel Municipal; sin duda, lo anterior, permitirá una mejor planeación nacional, menor deterioro de la obra existente, mayores recursos y una mejor asignación.

Adicionalmente, una de las grandes ventajas de utilizar sinergias entre los sectores público y privado es que el proyecto se lleva a cabo de inmediato (en el corto plazo). Si recuerdan, en mi artículo pasado, mencioné un tecnicismo que se utiliza al evaluar proyectos APP, el Costo de la Espera Pública. Pues bien, este valor representa el costo de esperar a que el gobierno, en cualquiera de sus tres niveles, obtuviera los recursos y desarrollará el proyecto de infraestructura; el privado no lo presenta, dado que tiene una mayor capacidad de inversión en menor tiempo, por lo que los beneficios para la sociedad se cuantifican desde el primer día; en dicho contexto, el esquema APP es más barato y mejor en comparación con la obra pública tradicional, además que aplica tanto a Conservación como a Nueva Infraestructura.

Finalmente, les dejo esto para reflexión: es preciso que, para poder contar con carreteras estatales en óptimas condiciones, calles y avenidas libres de baches y no tener que esperarnos un tiempo ilimitado para que eso suceda, los gobiernos estatales y municipales deben voltear a ver los nuevos esquemas (tal vez APP) como una solución idónea e inmediata.

POR ÚRSULA CARREÑO COLORADO

SOCIA FUNDADORA DE DUOMO BRUNELL, S.C.

@URSUCARRENO

abr

¿Te gustó este contenido?