Condoleezza Rice: un libro y una advertencia…

Rice no es particularmente crítica de Trump, pero su libro más reciente es en cierto modo una contraposición a la idea nativista propagada por el mandatario

Para Condoleezza Rice, la exsecretaria de Estado y exConsejera de Seguridad Nacional bajo los presidentes George H.W. Bush y George W. Bush, una de las grandes lecciones de la actual turbulencia política mundial es que es más fácil derribar estructuras democráticas que crearlas.

Es una lección que se ve en Estados Unidos y Europa, en naciones donde el disgusto con el sistema ha llevado al ascenso de figuras y gobiernos que como ahora ocurre en Estados Unidos, donde el ahora presidente Donald Trump enfrentan una dura curva de aprendizaje.

La curva puede ser particularmente empinada para un jefe de gobierno que jamás ocupó antes un puesto así. Peor aún, mucha gente en su alrededor tampoco ha estado en el gobierno (…) apenas están acostumbrándose a lo que puede hacer la presidencia, dijo al diario USAToday.

Rice no es particularmente crítica de Trump, pero su libro más reciente Democracy: Stories from the Long Road to Freedom (Democracia: Historias del largo camino hacia la libertad) es en cierta forma una contraposición a la idea nativista propagada por el actual mandatario y su lema de Estados Unidos primero.

En él, Rice hace notar que hoy en día los estadounidenses experimentan una especie de crisis de confianza acerca de nuestra propia democracia, de quienes somos y que valoramos.

De hecho, considera que una de las ventajas y desventajas de su país es la idea de nosotros, el pueblo, que no es una denominación religiosa, nacional o étnica, sino una noción basada en una idea: igualdad bajo la ley e igualdad de oportunidad.

Los estadounidenses y sus ancestros han venido de todas partes del globo y enriquecido su nuevo país con su energía y determinación. Los estadounidenses no se ven a sí mismos como prisioneros de la clase en que nacieron. Están unidos por un credo, una creencia que yo frecuentemente he resumido así: no importa de donde vienes sino hacia donde vas.

Rice nota que las instituciones estadounidenses se encuentran bajo presión, al igual que otras naciones, a partir del descontento con el establecimiento. En Estados Unidos, fue la elección de un presidente que cree que las elites han dejado de representar al pueblo. En Europa se refleja en el Brexit, en el desafío al sistema en Francia, en el descontento respecto a la Unión Europea.

Pero en todos los casos, subraya, seria necesario recordar que por un lado es más fácil derribar estructuras democráticas que construirlas y trabajar con y a través de ellas, pero también que los defensores del status-quo admitan que no todos se han beneficiado del desarrollo.

Advirtió que la tendencia a dividir a la ciudadanía, al pueblo, en grupos cada vez más pequeños, cada uno con su particular opinión y narrativa, ocurre a costa de la identidad nacional y otros elementos unificadores. En EU es importante porque no existe esa identidad específicas.
Reforzamos esas divisiones nuestro riesgo, señala. Y vale la pena recordar que Rice es orgullosamente afroestadounidense.

Columna anterior: Dos gobernantes

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBolsa de red: El must del verano

Bolsa de red: El must del verano