Con NAIM en juego certidumbre a la inversión y Santa Lucía-AICM sólo 65 millones y baja rentabilidad

*Nulo interés de GAP por Aeropuerto de Toluca, más en Jamaica y por Guatemala; IP de INFONAVIT en Cancún; alarma alza del 100% al mínimo; Canadá otra mala noticia

Alberto Aguilar / Nombres, Nombres, Nombres / Heraldo de México
Alberto Aguilar / Nombres, Nombres, Nombres / Heraldo de México

SI BIEN EL próximo gobierno ha reiterado que mantendrá finanzas sanas, entre los expertos prevalecen las dudas dados los onerosos programas sociales y algunas obras cuya rentabilidad no es clara como la refinería en Tabasco y el Tren Maya.

Tampoco se entiende el sacrificio fiscal para la frontera norte, receta que generará distorsiones.

Las calificadoras van a conceder a Andrés Manuel López Obrador el beneficio de la duda, aunque de cancelarse el Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) que lleva Federico Patiño es posible que esa tregua se disipe rápido.

En unos días se abrirá a consulta el expediente. Se pondrán en riesgo 6 mil millones de dólares (mdd) de papel que se colocó en el mercado con la garantía del gobierno, amén de contingencias por unos 12 mil millones de pesos (mdp) de obras contratadas que no se han realizado.

Habrá acciones legales y un entorno de inseguridad jurídica, la peor señal para el inicio de un gobierno.

Pero además el aborto del NAIM se dará sobre las rodillas. Santa Lucía, opción que promueve Javier Jiménez Espriú junto con el constructor José María Riobóo ni siquiera cuenta con un proyecto ejecutivo. Los 70 mil 342 mdp que costaría es una vaga aproximación. Tampoco hay estudios aeronáuticos y ambientales.

Le platicaba de costos ocultos como la reubicación de la Base de Santa Lucía -nodal para SEDENA de Salvador Cienfuegos–, 3 mil familias y de onerosas obras viales.

Para que Santa Lucía comience a construirse, se estima que al menos habrá que esperar un par de años en el mejor de los casos.

Además esa terminal tendrá una capacidad máxima de 20 millones de pasajeros que se adicionarán a los 45 millones a los que llegó en 2017 el AICM que lleva Miguel Peláez.

Texcoco en cambio iniciará con 3 pistas simultáneas y podrá llegar hasta 6. Su capacidad pasará de 70 millones de pasajeros anuales en una primera fase, hasta 135 millones, para garantizar la demanda aeronáutica de los próximos 40 años.

Queda aún por esclarecer el conflicto que hay en el espacio aéreo entre Santa Lucía y el AICM, lo que hizo ver MITRE. La terminal de Toluca también se cancelaría como alternativa de soporte, amén de que las de Cuernavaca, Puebla, Querétaro no sirven para atender las necesidades del Valle de México.

Se conoce que Santa Lucía también afectará de otras distintas formas a la aviación. La lejanía aumentará los costos dados los contratos colectivos de trabajo con pilotos y sobrecargos.

Los turistas internacionales que aterricen en Santa Lucía no necesariamente querrán desplazarse al AICM para conectar, lo que traerá un perjuicio para puntos turísticos como Chiapas, Oaxaca, Campeche, Yucatán, Tabasco, Veracruz.

La rentabilidad de Santa Lucía y el AICM será menor tanto por el número de pasajeros, como por los servicios de apoyo. De por sí el AICM ya no permite tener más ingresos no aeroportuarios por su saturación.

Así que la lista de inconvenientes con Santa Lucía es larga y el costo de cancelar el NAIM no sólo se circunscribirá a la aviación, dada la pésima señal para la certidumbre a la inversión.

 

 

***

RESULTA QUE GAP que comanda Raúl Revuelta no tiene intención de adquirir el Aeropuerto de Toluca (AIT) que lleva Alexandro Argudín. No hay negociaciones ni las hubo. Así lo corroboró una fuente ligada a la emisora. Aunque se conoce que OHL que lleva Sergio Hidalgo busca desprenderse de su posición ahí, los tiempos para concretar la desinversión no son los más favorables, dada la incertidumbre con respecto al NAIM. Además GAP hoy tiene su foco en expandirse a otras latitudes. Acaba de quedarse con el Aeropuerto de Kingston en Jamaica donde ya operaba el de Montego Bay. Quizá siga en Guatemala, donde están por abrirse oportunidades.

 

 

***

EN EL CONTEXTO de las interrogantes para la vivienda, desde ayer se reúne en Cancún el sector empresarial del INFONAVIT para evaluar la perspectiva de ese negocio con la llegada de Román Meyer a SEDATU y Carlos Martínez Velázquez a ese instituto hoy a cargo de David Penchyna. Le platicaba que hay el compromiso de no modificar las políticas de esa industria en 2019. En la reunión además de CANADEVI que preside Carlos Medina, participan Francisco Cervantes de CONCAMIN y José Manuel López de CONCANACO, entre otros.

***

AYER EL PRD propuso elevar en 100% el salario mínimo para llevarlo de 88.36 a 176.72 pesos (de 2 mil 686 a 5,300 pesos mensuales). La iniciativa la presentaron Miguel Ángel Mancera Ricardo Gallardo. Falta que la respalde Morena. También quiere desparecer la CONASAMI que preside Basilio González. De inmediato luces de alarma, ya que es otro elemento de las muchas sorpresas que podrían venir. Nadie está reñido con mejorar el poder de compra, pero hacerlo sin cuidado repercutirá en la inflación. Si bien el porcentaje de trabajadores que ganan el mínimo es menor, la sustancial alza presionará a otras categorías.

***

NO ERA DIFÍCIL anticipar que Canadá sería un hueso más duro de roer. Justin Trudeau se mantuvo en la raya y no otorgó concesiones a Donald Trump. Para México es una mala noticia. Ya que no se corrigió por ejemplo el Capítulo 19 de controversias que a futuro, lo verá usted, hará diferencia. Además el magnate se salió con la suya con acuerdos bilaterales. Hoy se oficializará el de EU-México y veremos si el congreso de EU lo avala.

[email protected]

@AGUILAR_DD

¿Te gustó este contenido?