Con las máscaras abajo

Los asistentes a la marcha rebasaban a los agrupados por PAN y PRD. ¿Qué eran? ¿Simpatizantes “conservadores”?

Martha Anaya / Alhajero / Heraldo de México
Martha Anaya / Alhajero / Heraldo de México

La marcha del domingo contra Andrés Manuel López Obrador, efectivamente se significó —entre otras cosas— por haber dejado bien en claro la participación de dos partidos políticos en su recorrido. Sólo dos: el PAN y el PRD.

Del PRI o de Movimiento Ciudadano, partícipes del llamado Bloque de Contención en el Senado junto con lo del blanquiazul y el sol azteca, no hubo ni luces. Silencio y ausencia.

Y eso que rumores hubo, días antes de la marcha, de que Antorcha Campesina (movimiento ligado al priismo) movilizaría un gran contingente. Pero más tardó la versión en circular, que el intento de organizarse en echarse a andar.

¿Hay algún significado en estas presencias y ausencias? Sin duda. Por lo pronto, el mensaje enviado por los priistas y por los naranjas (aun y cuando el gobernador de Jalisco anda en plena confrontación con AMLO) es que ellos, a nivel de partidos, no buscan una confrontación directa con el Presidente de la República. De hecho, mantienen vasos comunicantes y han logrado acuerdos que les son importantes o convenientes en distintos momentos.

No es el caso con el Partido Acción Nacional (segunda fuerza política) ni con el Partido de la Revolución Democrática (en vías de extinción). Con ellos, la confrontación es abierta. Hay ruptura.

Y del lado del PAN hacia López Obrador, diríamos que su diálogo alcanza niveles groseros en ocasiones.

Así se mostraron —con sus dirigentes al frente— también en la marcha del domingo, a un año de gobierno de Andrés Manuel: en vez de exponer con talento y creatividad sus posiciones como partido de oposición, sus gritos, carteles y consignas reflejaban bajeza y odio.

Del lado del PRD quisieron hacer bien notoria su presencia en la marcha como partido. Portaron banderas y pañoletas del sol azteca e identificaron la procedencia de sus contingentes. Lo increíble es que algunos de los participantes pensaban ¡que iban a apoyar a Obrador!

Era el caso de doña Josefina Sandoval y don Eufasio, de 85 y 83 años, de Los Reyes la Paz (Edomex), que caminaban de la mano entre los perredistas porque —nos dirían— iban a dar las gracias al Presidente por su pensión.

—Pero esta marcha es contra López Obrador —les digo.

Don Eufasio, desconcertado, respondió: No, nosotros marchamos con los pobres….

Así, la presencia de los partidos y sus militantes. Así, sin disfraces, sin máscaras.

Sin embargo, los asistentes a la marcha rebasaban por mucho los agrupados por PAN y PRD. ¿Simpatizantes de los conservadores? Quizás. ¿Sin partido? También. ¿Afectados y enojados? Sin duda.

Y sí, al menos los partidos, van en busca de que en el 2021 la oposición tenga mayoría en el Congreso.

•••

GEMAS: Obsequio del ex presidente uruguayo José Mujica: ¿Qué sería de la vida si nos quedamos sin esperanza.

POR MARTHA ANAYA 

[email protected] 

@MARTHAANAYA

eadp

¿Te gustó este contenido?