Con AMLO se rompieron todos los protocolos

Andrés Manuel ha roto todos los protocolos. Eso relaja nuestros encuentros, refiere el director del ISSSTE

Martha Anaya / Alhajero / Heraldo de México
Martha Anaya / Alhajero / Heraldo de México

Una de las cosas que más sorprende a Luis Antonio Ramírez, del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, son las formas que se viven en torno al Presidente.

Simplemente, resume: No hay protocolo… No pasas por una valla, no te tienen vigilado, no vas trajeado….

No es de extrañar. El actual director del ISSSTE se formó en un ambiente profundamente priista. Su padre, Heladio Ramírez, fue una de las grandes figuras del tricolor —senador, gobernador de Oaxaca (1986-1992), líder de la CNC— y él mismo fue diputado y es militante del PRI.

Así que Luis Antonio conoce muy bien el ambiente del priismo, las formas y símbolos que lo nutren. Y por ello mismo es capaz de notar la gran diferencia entre las distintas formas de hacer política y de gobernar.

Apuntó inicialmente a las formas, al ambiente que rodea al jefe de Estado, porque a partir de ahí se establece una forma de trato: el sólo hecho de que no haya protocolo —nos platica— relaja el encuentro.

Desde su perspectiva, López Obrador es muy sencillo, te hace sentir en confianza.

La gente que le rodea (en Palacio Nacional) no se ve metida en juegos de poder. Cada uno se ve inmerso en lo suyo, describe ante compañeros y directores de El Heraldo.

En las reuniones del gabinete de Salud, describe —y a las que de Hacienda y el área jurídica—, asisten 10, 15, 20 personas y la agenda de temas es muy ágil.

—¿Los escucha el Presidente?

El director del ISSSTE asegura que AMLO sí escucha. Pero otra cosa es que te haga caso.

¿Hay quienes le tienen miedo, que no se atreven a decirle nada?

El itamita reconoce que eso depende de la personalidad de cada quien: Hay quienes son demasiados protocolarios y no levantan la mano o piden la palabra si el Presidente no se las da. Cuidan mucho la línea de respeto….

Para Luis Antonio Ramírez Pineda su carta de presentación con Andrés Manuel —aunque en ningún momento han tocado el tema— fue su voto contra el desafuero de AMLO cuando fue jefe de Gobierno de la Ciudad de México.

¿Qué le pidió cuando lo designó director del ISSSTE?

Una sola cosa: Que el ISSSTE mejore la atención de los derechohabientes.

Pero traen en cartera otros desafíos: movilizar el gremio médico es uno de ellos. Y para eso se requiere darle la vuelta a la especialización de los doctores —convocar a los médicos generales—, pues ningún especialista se quiere ir a trabajar a la sierra.

Difícil el reto. Considera que el Presidente tiene muy claro que el sector salud requiere administradores al frente de las instituciones gubernamentales del sector Salud.

***

GEMAS: Obsequio de Andrés Manuel López Obrador al declarar desierta la licitación para la Refinería de Dos Bocas, Tabasco: Estaban pidiendo mucho, se pasaron de los 8 mil millones de dólares y en el tiempo de construcción.

[email protected]

@MARTHAANAYA

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónSacapuntas / Heraldo de México

Sacapuntas