La comunicación hoy. ¿Diálogos en el infierno?

El presidente López Obrador es un estratega de la comunicación y uno de los impulsores del cambio. No se puede negar que aún en las peores circunstancias, sigue comunicando extraordinariamente

Óscar Sandoval / Articulista invitado / El Heraldo de México

La forma de comunicar está cambiando. Aquí hemos insistido en ello con palabras. Los hechos lo corroboran. Aún así negamos la realidad.

El presidente López Obrador es un estratega de la comunicación y uno de los impulsores del cambio. No se puede negar que aún en las peores circunstancias, sigue comunicando extraordinariamente. Si el momento actual, #Feminicidios, hubiese hecho crisis en la Administración anterior, cero por ciento de aprobación hubiera sido un número alto para Enrique Peña Nieto.

El problema es que seguimos cayendo en la trampa del pasado y parece que no nos hemos cansado de culpar al sexenio previo de nuestros males. Ahí es en dónde debería de empezar la transformación.

El reflejo nos lleva a culpar al gobierno —sin importar el nombre del gobernante—. También conlleva a que el gobierno se defienda en ese tono. Error de ambos lados.

El camino de la transformación debe tener como eje el presente y futuro, y lo que queremos ser como país. Está claro: lo que buscamos es por lo que votamos porque, además, se nos ofreció.

Así, hablar de lo que somos, no de lo que fuimos, y de lo que vamos a ser con la transformación sería un movimiento persuasivo magistral del Presidente.

Cambiar el buscar culpables por encontrar responsables sería también una transformación real y profunda tanto de nuestro sistema de justicia, como de la justicia a través del señalamiento público.

Este cambio también implica dejar de personalizar en el culto al gobernante los problemas del país y de la sociedad. Impresionantes los errores del lenguaje y de comunicación en relación con #UnDíaSinNosotras.

Aquí un ejemplo. ¿Quién es el estratega que hundió al Gobernador Alfredo del Mazo en la ofensa ciudadana? ¿#GobernadorDeLasMujeres? Ofende a todos y a los hombres nos discrimina.

La Concanaco de José Manuel López Campos ha señalado que #UnDíaSinNosotras tendrá un costo económico de 26 mil millones de pesos.

De acuerdo con Coparmex CDMX, 6 mil millones de pesos en la capital. Buenos datos que se quedan cortos si no hablamos también de cuánto cuesta la violencia contra las mujeres. Aquí una forma de cambiar la comunicación acorde a estos tiempos.

No se identifica un vocer@ únic@ del movimiento que ha incomodado al país. En cualquier estrategia de comunicación del pasado, esto hubiese sido impensable. Hoy, sumarse al movimiento no es un tema de empatía o respeto, es de humanidad.

Los mexicanos pasamos cerrando los ojos junto a los tres niños calcinados en Sonora. Me deprimió la inacción como sociedad. Hoy, recobro la esperanza al ver que Fátima está hablando a través de todos los que en un movimiento queremos recobrar el sentido del otro.

La salida fácil es construir mensajes clave con las palabras: empatía, solidaridad, antiliberal, neoliberal… quisiera que como sociedad actuáramos más en respeto y libertad, menos en justificación de las omisiones de todos.

POR ÓSCAR SANDOVAL

CONSULTOR, SOCIO DE 27 PIVOT

OSANDOVALSAENZ@27PIVOT.COM

@OSANDOVALSAENZ 

eadp

¿Te gustó este contenido?



Escribe al menos una palabra.