¿Cómo va la tecnología turística?

Cada día son más los turistas en tránsito por el mundo. Según la IATA los pasajeros se duplicarán a 2037 y serán más de 8 mil millones de usuarios

Edgar Morales / Suite presidencial / Heraldo de México
Edgar Morales / Suite presidencial / Heraldo de México

● Malasia y Corea del Sur ya utilizan la biometría para mantener seguras sus fronteras; mientras que en el aeropuerto de Changi, en Singapur, la tecnología es capaz de analizar el rostro de los usuarios, con lo que resulta sencillo y ágil el trámite de llegada al puerto aéreo; lo mismo ha sido implementado en la terminal aérea de Oslo, en Noruega, con grandes resultados.

Cada día son más los turistas en tránsito por el mundo. Según la IATA (Asociación Internacional de Trasporte Aéreo) los pasajeros se duplicarán a 2037 y serán más de 8 mil millones de usuarios, casi la misma cantidad de personas que habitamos el planeta en la actualidad.

¿Qué estamos haciendo en México? debemos tomar en cuenta que los países y aerolíneas que apliquen la biometría, tendrán una ventaja competitiva en el mercado. IATA tiene una propuesta llamada One ID que muestra un proceso de entrada a otro país sin documentos, tan sólo utilizando el reconocimiento biométrico. Por ejemplo, el reconocimiento facial puede mejorar la personalización y la prestación de servicios a los turistas. ¿Quién no ha deseado entrar directo a su habitación del hotel sin pasar por la recepción?

Y qué tal si valoramos al cliente y al servicio en tiempo real ¡todo sería posible con la identificación biométrica! Con lo que sería más sencillo recopilar datos que permitirían a las empresas turísticas tener el toque mágico para predecir los destinos que desea el cliente… incluso antes que estos mismo lo expresen.

Esto significa que los datos son la fuente del negocio turístico y los viajeros somos fuente de valor por lo que decimos o escribimos.

[email protected]

@ELCASTOROFICIAL

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónSacapuntas / Heraldo de México

Sacapuntas