¿Cómo responderá México a China?

El embajador Qiu habló de manera directa y franca sobre qué es lo que ellos quieren de México y qué es lo que podrían ofrecer a nuestro país

Adolfo Laborde / La Nao de China / Heraldo de México

Asistí al conversatorio Hacia una Agenda Estratégica entre México y China organizado por el Senado de la República y el Centro de Estudios México-China de la UNAM (Cechimex) hace un par de semanas. El evento pudo haber sido uno más de los múltiples que organizan las comisiones de Relaciones Exteriores, sin embargo, no fue como otros.

Las propuestas del Cechimex fueron muy puntuales y aterrizadas. De igual forma, asistieron los más importantes interlocutores de la relación bilateral, como el embajador Qiu Xiaoqi, quien dentro de muy poco tiempo acabará su misión diplomática en México.

El embajador Qiu habló de manera directa y franca sobre qué es lo que ellos quieren de México y qué es lo que podrían ofrecer a nuestro país. Asimismo, resaltó los retos y oportunidades para China en un mundo complejo.

Comentó que el año de 2018 fue exitosos para su país, pero no fue fácil, sobre todo por el decrecimiento de su economía que fue de 6.5%. Para este 2019 tienen pronosticado crecer a una tasa de 6.6%. El embajador, no sólo compartió la visión contemporánea de China sobre el mundo, sino mencionó cuáles serán los objetivos de su país para las siguientes décadas, es decir, alcanzar una sociedad modestamente acomodada con un ingreso per cápita de 10 mil dólares.

Para ello, el gran reto es seguir sacando a más gente de la pobreza, que se sumarán a los más 500 millones de chinos que ya lo han hecho en los últimos años. Estiman que para el año 2035 China comenzará con la segunda etapa de la modernización del país y de ese año hasta el año 2050, se construirá una potencia de primer nivel con prosperidad, modernismo, democracia, civilización y sustentabilidad.

En el contexto de la relación bilateral, el embajador Qiu , resaltó que ambos países son economías emergentes y la coincidencia con la Cuarta Transformación –4T– por la que atraviesa México, dará la pauta para que haya más cooperación, en otras palabras, seguir siendo socios estratégicos en lo político e importantes aliados comerciales, sin embargo, reconoció que hay insatisfacción por el poderío que representan los dos países ya que en términos de inversión recíproca se podría hacer más al respecto. De acuerdo al embajador Qiu es necesario unirnos para una mayor inversión, es decir, la gran marcha para ello.

En este contexto, no vaciló en hacer una cordial invitación al gobierno mexicano para que participe en el mes de abril de este año en el Segundo Foro de la Franja y la Ruta para la Cooperación Internacional, iniciativa de cooperación a la cual pertenecen 68 países y a su vez, para que nuestro país participe en la Segunda Feria de Importaciones en Shanghái de este año, dado que muy pronto el mercado chino será el primero de consumo del mundo, considerando que hay más de 200 millones de chinos que quieren comprar y viajar más.

En cuanto a la respuesta mexicana en el Foro, la subsecretaria de Comercio Exterior de la Secretaría de Economía, Luz María de la Mora, enfatizó la importancia de la agenda entre los dos países en lo que respecta al gran componente estratégico que se reflejará en el plan nacional de desarrollo, es decir, apoyar las estrategias de inclusión, innovación y diversificación del actual gobierno.

La diversificación se dará a través de los nuevos mercados y en un enfoque mayor en los aspectos aduaneros y sanitarios con el fin de agilizar los obstáculos que China impone a México. En cuanto a la parte de la innovación, China es un socio fundamental en lo que se refiere al desarrollo tecnológico en su programa 2025, específicamente en lo que respecta a la industria 4.0.

Finalmente, en lo que se refiere a la inclusión se redoblarán los esfuerzos para que más sectores y Pymes en el comercio bilateral se integren a las cadenas de valor y proveeduría. No estoy seguro si con esto alcance para cubrir la compleja y dinámica relación con China, no obstante, es un buen paso que canciller Ebrard acudirá en al Foro de la Franja y la Ruta para la Cooperación Internacional.

Veremos si al regreso de la delegación mexicana se decidió o no participar en este importante esquema de cooperación. Eso, desde mi perspectiva, marcará el futuro de la relación bilateral en los próximos años.

*Analista internacionalista

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónColumna Pluma y Plomo

Pluma y Plomo: En funciones de Huey Tlatoani