¿Cómo le ponemos al niño en Quintana Roo?

El gobernador decidió que el encargado de estar al frente de la promoción de destinos turísticos del estado sería el ingeniero Darío Flota


Ese día el gobernador tuvo cinco eventos, pero entre uno y otro se dio tiempo para pensar en cómo nombrar al nuevo organismo encargado de promocionar los destinos turísticos del estado. Que les parece si lo dejamos en Consejo de Promoción Turística de Quintana Roo –soltó en la mesa que reunía a parte de su equipo y algunos empresarios hoteleros- lo más importante es la revisión jurídica de los actuales fideicomisos de promoción turística y que tenga credibilidad finalizó diciendo Carlos Joaquín González, gobernador de Quintana Roo.

No es tan facilón el paradigma del nombre. Llamarlo Consejo de Promoción Turística, es vivir a la sombra del organismo federal o ponerlo a competir con el CPTM original. La otra idea que la vox populi ya menciona es que sería una Super OVC. Eso dejaría en el desarraigo a los destinos que sin centro de convenciones se sienten desplazados. Pero hay algo peor, la imagen de insolvencia de esas oficinas y la complacencia que mostraban en el manejo del presupuesto con la autoridad gubernamental en turno, la contaminaron con cierto tufo a corrupción. Por ello tendrán que elegir meticulosamente cómo bautizar al organismo que suceda a las OVC´s y Fideicomisos.

A su favor, el gobernador Carlos Joaquín, ha tenido varios aciertos. Y no es gratuito, desde la presidencia municipal de solidaridad, pasando por la cartera turística de su estado, la diputación federal y la subsecretaría de turismo federal, ampliaron su experiencia en estos temas. Ha vivido inmerso en la luz y sombra de la promoción turística. Le está dando mayor respaldo a la nueva oficina pero poniendo especial énfasis en auditar el destino del impuesto al hospedaje y construir los mecanismos que garanticen la rendición clara de cuentas y el etiquetado de la aplicación.

Con buen tacto también, el gobernador de Quintana Roo, decidió que el encargado de estar al frente del organismo -de controvertido nombre- será el ingeniero Darío Flota, un experto en las mecánicas de promoción turística, apasionado de la locución y un 24 por 7 en las lides del turismo.  El único estigma que habría de borrar era su paso por la era Borge, pero Carlos Joaquín conocía su andar desde el principio de su carrera. Eso y su trabajo le permitirán continuar con los tres objetivos estratégicos para su sector en el plan estatal de desarrollo. Incrementar el gasto promedio del visitante. Aumento en los días de estancia y aumento en el índice de repetición. En este último punto ya tiene avances; el año pasado el estado registró un 60% de repetición. Es decir 6 de cada 10 visitantes al estado ya habían ido.

Cuando le pregunto a Darío Flota, sobre el comentario que el gobernador le hizo cuando lo ratificó, hace una pausa, me mira fijamente, quiere hablar pero su personalidad discreta le gana y solo comenta: Eh…sigue donde estás.. Después suelta una carcajada cómplice.

Columna anterior: ¿Por qué van a Guanajuato?

¿Te gustó este contenido?