¡Cómo han pasado los años…!

La Convención Bancaria fue hostil para los candidatos de izquierda; hoy, uno de ellos, es el Presidente de la República

Luis Soto / Agenda Confidencial / Heraldo de México

¡Cómo han pasado los años; las vueltas que da la vida…! Podría haber sido el lema de la Convención Bancaria que ayer arrancó en Acapulco, y a la cual asistirá el presidente Andrés Manuel López Obrador para calmar los miedos de los dueños y empleados de las instituciones financieras nacionales y extranjeras que operan en nuestro país.

Hace 19 años, en la misma convención, los banqueros decidieron cerrarle el paso a Cuauhtémoc Cárdenas, pues tenían miedo de que la izquierda y el populismo llegaran a Los Pinos, por lo que prefirieron apoyar a Vicente Fox.

En marzo de 2000 comentamos que En la pasarela de los tres principales candidatos a la Presidencia de la República ante los banqueros del país, Cuauhtémoc Cárdenas fue a decirles lo que no querían escuchar, a grado tal que cuando el ingeniero concluyó su intervención, Roberto Hernández, principal accionista de Banamex y quien en 1994 realizó una intensa campaña en favor del candidato del PRI, Ernesto Zedillo, le espetó: ¡Qué mal gusto de discurso! A lo que el ingeniero respondió: ¡Mira, Robertito, tenemos programas y visiones distintas!

Cárdenas criticó a la oposición domesticada (por el PRI) porque junto con el régimen han invocado la transparencia y la vigencia del orden jurídico, para defender al Fobaproa. Muchos banqueros y empresarios que eludieron sus deudas y funcionarios del gobierno involucrados en hechos y decisiones tienen hoy una grave responsabilidad ante la nación, les dijo. Obviamente, a los banqueros no les gustó nadita que les dijeran en su propia casa sus verdades. Por eso y por el miedo de que ganara, los dueños del billete borraron a Cárdenas de la lista de los que podían llegar a la Presidencia. Vicente Fox, por el contrario, les quitó ese mal sabor de boca y les endulzó el oído; les dijo lo que querían escuchar y hasta los exculpó de haber contribuido siquiera a la más grave crisis económica y financiera de la historia de México, y ganó la Presidencia de la República.

En las elecciones de 2006, López Obrador se presentó como candidato presidencial; los banqueros y empresarios lo calificaron como un peligro para México y apoyaron a Felipe Calderón. En el marco de la convención bancaria de ese año, Andrés Manuel acusó a las dos principales instituciones bancarias de financiar la campaña del panista, y no asistió al evento, pero les envió a los dueños del billete el siguiente mensaje: Es lamentable el estado de abandono en que se encuentran campesinos y pequeños ejidatarios en las zonas rurales, y el inexistente apoyo de la banca privada a sus labores… cuando llegue a la Presidencia de la República voy a aclarar con ustedes un par de cositas. Calderón llegó a Los Pinos y los banqueros exclamaron: ¡De la que nos salvamos! Después el PRI regresó con Enrique Peña Nieto, y todos estuvieron felices y contentos. Finalmente, se le hizo a López Obrador, por lo que aquellos tienen miedo de que aclare las dos cositas.

Emulando a Emilio Azcárraga, El Tigre, los banqueros podrían alinearse diciéndole: nosotros somos soldados de Morena.

 

[email protected]

@luissotoagenda

¿Te gustó este contenido?