Cómo “ganar” una elección

Gente cercana a Eruviel Ávila cuenta que para ganar el Edomex hicieron un trabajo quirúrgico… que hoy está bajo sospecha

Netlog

Con el triunfo de Alfredo del Mazo en el Edomex hubo otro ganador que antes, durante y después de la jornada electoral no ha dicho esta boca es mía. Se trata del gobernador Eruviel Ávila cuya inversión política y económica fue de proporciones incalculables para hacer ganar al tricolor.

Hoy, al interior del PRI ya ven con otros ojos al mexiquense y hasta le dan mayor mérito sobre el resultado que al propio Enrique Ochoa Reza.

Sin embargo, la oposición reclama de todo, desde el uso de recursos y programas oficiales para la compra y coacción de votos hasta negociaciones en los oscurito para fragmentar a la oposición.

Los reclamos de Morena y el PAN los han dejado a nivel mediático, pero se espera que en próximas horas lo hagan de manera formal. Y es muy probable que en algunas de sus quejas les asista la razón, el reto es documentar una por una.

Por lo pronto, gente cercana a Eruviel Ávila cuenta que, para ganar una elección, donde otros tres de los competidores tenían posibilidades, tuvieron que hacer un trabajo quirúrgico como no se había hecho en otras contiendas.

Y ganaron por varios factores:

Primero: movieron y garantizaron la presencia y operación de la estructura del PRI en los 122 municipios de todo el estado.

Segundo: tuvieron representantes en 98.88% de las 18 mil 605 casillas instaladas en toda la entidad, contra el 85.12% del PAN58.21% del PRD; y el 78.89% de Morena.

Tercero: hubo negociaciones directas de Eruviel Ávila con dirigentes del PAN y del PRD para evitar que estos dos partidos formaran una alianza.

Cuarto: hubo apoyo y suministro de recursos al perredista Juan Zepeda desde que participó en la contienda interna del PRD; incluso, con mucho tiempo de anticipación inundó el estado con anuncios espectaculares, un apoyo que se replicó durante la campaña formal y hasta el día de la elección.

Quinto: hubo toda una operación política y mediática para tirar la candidatura de la panista Josefina Vázquez Mota, la acusaron de un desvío millonario de recursos, a través de la AC Juntos Podemos/Togheter We Can, fundada y dirigida por la propia Vázquez Mota para apoyar a mexicanos en EU.

DEL TRIUNFO  A LA SOSPECHA

Con todo y todo, el PRI sólo arañó tres puntos porcentuales de ventaja sobre la morenista Delfina Gómez, es decir 170 mil votos de diferencia, y logró una tercera parte menos de los votos que en 2011 obtuvo el mismo Eruviel Ávila.

Este resultado dejó un sabor agridulce entre los priistas y es la razón por la que no se han visto las grandes celebraciones.

Pero eso no es nada comparado con el manto de sospecha que hay sobre Eruviel Ávila, porque lo que viene, según nos ha dicho gente de oposición, es la exigencia de una investigación exhaustiva sobre el uso de recursos y programas estatales y federales con fines electorales.

***

Y cómo dice el filósofo… Nomeacuerdo: Cuando tienes una sospecha en la cabeza todo empieza a encajar por todas partes.

 

Columna anterior: Las traiciones del PT

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso