¿Cómo cambias la vida de más de un millón de personas?

Nunca dudes que un pequeño grupo de ciudadanos pensantes y comprometidos pueden cambiar el mundo. De hecho, son los únicos que lo han logrado", esta frase de Margaret Mead puede, sin duda, aplicarse a la asociación de ayuda humanitaria CADENA

Tribuna Israelita / Shalom México
Tribuna Israelita / Shalom México

Según su director, Benjamín Laniado, todo comenzó hace 14 años, en la tradicional cena semanal de un grupo de amigos de la comunidad judía mexicana. Mientras disfrutaban de una tranquila comida, por las pantallas del restaurante se trasmitían los estragos que había causado el huracán Stan en su paso por Chiapas. Esa noche, algo fue diferente: en vez de ignorar la tragedia y el sufrimiento que acogía a extraños a cientos de kilómetros de distancia, los amigos tomaron una decisión: actuar.

Esa primera chispa desencadenó una avalancha. En esa primera misión se entregaron toneladas de ayuda humanitaria directamente, mano a mano, a las comunidades más remotas de Chiapas, mostrando que la comunidad judía de México quería retribuirle, al país, lo mucho que éste les había dado.

Desde entonces hasta ahora, CADENA ha estado presente en los peores desastres nacionales e internacionales, actuando desde los primeros auxilios hasta la etapa de acoplo y recuperación. La organización ha atendido a víctimas de inundaciones, deslaves, temblores, sequías, heladas, tsunamis, erupciones volcánicas, huracanes, desbordamientos de ríos y crisis económicas y políticas; ha realizado misiones en 22 estados de la República Mexicana y 19 países, entre los que destacan Siria, Guatemala, Ecuador, Colombia, Venezuela, Puerto Rico, India, Kenia, Filipinas y, más recientemente, Indonesia.

Pero existen ocasiones en las que la crisis pega, no en locaciones remotas e inaccesibles, sino cerca de casa. Varias personas del equipo operativo perdieron sus hogares en el sismo de 19 de septiembre del 2017; sin embargo, eso no fue un obstáculo para que la ayuda llegara a quien más lo necesita.

Inmediatamente después de la tragedia ya se había movilizado al Go Team, el equipo de rescatistas especializados de CADENA que, durante las preciosas 72 horas necesarias para salvar una vida, atendió estructuras colapsadas. En esos primeros tres días, el equipo rescató a Paulina Gómez, Isaac Ayala, Lucía Samara y seis personas más de entre los escombros.

Desde el sismo de 7 de septiembre, CADENA se ha dado a la tarea de restaurar la normalidad en poblaciones devastadas de Chiapas y Oaxaca. A partir de entonces, se estableció un compromiso a largo plazo con comunidades marginales. CADENA apadrinó a la comunidad de Miguel Hidalgo, en Chiapas: construyó, reparó y restauró 156 viviendas, además de un centro médico y dos aulas de la escuela primaria.

En Jojutla, Morelos, CADENA reconstruyó las 12 aulas, el centro de cómputo, la biblioteca, la cooperativa, los baños y las oficinas administrativas de la escuela primaria Venustiano Carranza, beneficiando a un total de 400 alumnos. Durante los meses que siguieron al sismo, CADENA estableció 2 mil 801 refugios temporales y 800 aulas temporales en Chiapas, Oaxaca y Morelos, beneficiando a un total de 81 mil 255 personas.

La ayuda humanitaria, la reconstrucción y el apoyo a las microeconomías son las acciones más visibles de CADENA, pero el trabajo con más impacto es quizás el que no se ve. Desde su fundación, CADENA ha buscado programas de voluntariado y educación que quieren trasmitir la chispa humanitaria y la conciencia cívica a personas de todas las edades. Mediante el programa Iniciativa CADENA –un concurso en el que jóvenes de secundaria exponen ideas prácticas para sobrellevar desastres naturales– se fomenta el emprendedurismo social y, por medio de la nueva maestría de Liderazgo en Acción Humanitaria –única en su tipo en México–, CADENA desarrolla las capacidades necesarias para enfrentar los retos de futuro.

CADENA se ha involucrado activamente con organismos de la sociedad civil y del gobierno para gestionar políticas públicas enfocadas a la reducción de la vulnerabilidad y la generación de resiliencia. Se ha buscado compartir el conocimiento generado por medio del programa Brigadas para la Resiliencia, en el que se entrenan a líderes comunitarios alrededor del país para actuar en caso de desastre. El resultado ha sido exponencial, con más de 11 mil beneficiarios en cinco estados de la República.

De ser un actor local, CADENA se ha convertido en un producto de exportación internacional. Se han abierto oficinas en Argentina, Miami, Sudáfrica, Chile, Guatemala y Colombia. CADENA es ahora un líder de opinión en los foros internacionales más importantes de gestión de riesgos, como el Start Network, la Oficina de Acción Humanitaria de las Naciones Unidas, y la Conferencia de Reducción de Desastres y Resiliencia de Tokio.

CADENA ha demostrado lo que puede hacer la tenacidad, el ingenio y la pasión por ayudar al otro. Nunca dudes que un pequeño grupo de ciudadanos pensantes y comprometidos pueden cambiar el mundo. CADENA ya lo ha hecho.

Por Comunidad Judía de México

edp

¿Te gustó este contenido?