Mariana Gómez del Campo: ¿La esperanza de México?


 

Quiero iniciar reconociendo al equipo de El Heraldo de México por este relanzamiento que es una gran apuesta que robustece el ejercicio del periodismo en un momento en el que las voces críticas son tan necesarias.

Los partidos políticos juegan un importante papel en la democracia mexicana, pues permiten identificar posturas ideológicas y construir una reputación que puede ser premiada o castigada a través del voto. El surgimiento de las candidaturas independientes ha modificado este esquema y lo ha cuestionado sobre todo por su costo y por la eficiencia en el gasto.

El hecho de que los partidos puedan sólo recibir una pequeña fracción de fuentes privadas garantiza que actúen con independencia y sin conflictos de interés (o eso pensábamos).

La transición democrática permitió que México diera importantes pasos como la transparencia en los recursos de los partidos políticos. Anteriormente veíamos casos como el Pemexgate, pero la transparencia que vivimos hoy hace posible que los conozcamos y que sean sancionados.

Hoy nos enfrentamos nuevamente a un escándalo que involucra al partido que se autonombra la esperanza de México, por la difusión de tres videos en los que se observa a la diputada local Eva Cadena recibiendo dinero en efectivo. Cuando se conocieron los dos primeros videos, López Obrador señaló que le habían puesto un cuatro, ahora guarda silencio ante la prueba de que sus cercanos son capaces de hacer leyes a modo.

Lo que ha indignado a todos es el doble discurso de MORENA. La candidata al Gobierno del Estado de México admitió que cuando fue Presidenta Municipal de Texcoco descontaba el diez por ciento del salario a sus trabajadores; desconocemos el destino de ese dinero.

Parece que muchos integrantes de la clase política no han entendido el mensaje enviado por los electores en 2016: la sociedad está harta de la corrupción y del abuso del poder.

Ahora debemos dar el siguiente paso histórico y cultural, es momento de que estos hechos sean sancionados.

Es inmoral el discurso de López Obrador ante estos flagrantes hechos pues no hay nada peor que alguien cuyo entorno está plagado de corrupción y que se niegue a reconocerlo. No basta con que a Eva Cadena se le pretenda expulsar de MORENA, tanto la FEPADE, como la Unidad de Inteligencia Financiera de la SHCP deben investigar el presunto desvío de recursos a favor de las campañas, candidatos, líderes o partidos, pues lo que está en juego es más que un proceso electoral, se trata de la legitimidad del sistema político mexicano. La única manera de recuperar la confianza ciudadana es demostrando que los políticos tenemos una vocación de servicio y que quien decida utilizar los cargos para otros fines serán llevados ante la justicia. En resumen, queremos que en México no haya impunidad.

 

ARTICULISTA INVITADO

Mariana Gómez del Campo Gurza

*Senadora de la República por el PAN

¿Te gustó este contenido?