Coaliciones electorales

Las coaliciones electorales se deberán construir de lo municipal a lo nacional; y es ahí en donde los nuevos partidos tendrán su mayor área de oportunidad

José Encarnación Alfaro Cázares / Articulista invitado / El Heraldo de México

Mucho se ha comentado que las elecciones de junio de 2021 serán las más grandes y complejas de la historia de México; y en este sentido, en el análisis macro del problema nos perdemos de los detalles que pueden definir el resultado de cada una de las elecciones a desarrollarse. Porque no se trata de una elección uniforme, toda vez que serán tres mil 500 cargos los que se disputarán. La elección de 300 diputaciones federales de mayoría relativa y 200 de representación proporcional será impactada por los factores que determinan los escenarios estatales en donde se renovarán 15 gobernaturas, 29 congresos locales y cerca de dos mil ayuntamientos. En la elección de 2021 lo local arrastrará a lo federal, contrario a lo que sucedió en 2018, en donde la elección federal empujó los resultados locales.

En este contexto, la figura de las coaliciones electorales será determinante, más aún si la Cámara de Diputados aprueba la reforma al artículo 85 de la Ley General de Partidos Políticos para permitir que los nuevos partidos que obtengan su registro nacional se puedan coaligar, situación que hoy no es permitida. De esta manera, a los más de 12 partidos políticos nacionales que contenderán en las elecciones federales y locales concurrentes, se sumarán 54 partidos políticos locales de 25 estados de la República, con candidatos propios o coaligados. La oferta y las plataformas electorales de partidos y candidatos deberán orientarse a las causas, demandas y compromisos locales. Una propuesta legislativa federal no será suficiente para ganar gobernaturas, ayuntamientos, alcaldías o diputaciones locales. Las coaliciones electorales se deberán construir de lo municipal a lo nacional; y es ahí en donde los nuevos partidos tendrán su mayor área de oportunidad.

Si los viejos partidos (PRI-PAN-PRD) mantienen la inercia perniciosa de decidir e imponer sus coaliciones locales desde el ámbito del interés y los acuerdos nacionales y cupulares, estarán colocando los últimos clavos de su ataúd político.

Por otra parte, frente a la caída natural de la preferencia electoral por Morena, el presidente López Obrador tendrá la posibilidad de mantener la mayoría parlamentaria en la Cámara de Diputados federal y los congresos locales con la construcción de una gran coalición por la 4T, sumando a Morena la fuerza política emergente de los nuevos partidos políticos nacionales y los partidos políticos locales afines a su proyecto. Es una empresa de compleja ingeniería política de mayor alcance que el tren maya o el aeropuerto de Santa Lucía; pero se podría lograr.

Así que el optimismo desbordado de algunos analistas políticos que ven en el debilitamiento de Morena la posibilidad de arrebatarle la mayoría parlamentaria a López Obrador en la elección de 2021 podría verse empañado por la eliminación de sólo una palabra, la palabra coaliciones del numeral 4 en el artículo 85 de la Ley General de Partidos Políticos.

POR JOSÉ ENCARNACIÓN ALFARO CAZARES
COLABORADOR
@JOSEEALFARO

lctl

¿Te gustó este contenido?



Escribe al menos una palabra.