Claves para la construcción de la seguridad ciudadana

La inversión en capital humano es la forma de transformar la calidad del servicio de la seguridad

Jesús Valencia  /  Colaborador / El Heraldo de México
Jesús Valencia / Colaborador / El Heraldo de México

Los últimos años nos han dejado enseñanzas clave para el diseño de políticas en materia de seguridad. En primer lugar, estamos seguros de que la inversión en capital humano es la única forma de transformar la calidad en el servicio y la manera en que los policías interactúan con la comunidad. Modernizar el perfil de los cuerpos de seguridad para generar instituciones que garanticen mejoras de largo plazo sólo puede realizarse con una intensiva formación de los elementos y la especialización policiaca.

Por otro lado, la experiencia nos dicta que debemos atender la violencia que afecta prioritariamente a los jóvenes y a las mujeres. Son los jóvenes los principales afectados de la violencia, tanto como víctimas, como victimarios. La violencia contra la mujer tiene niveles de epidemia. Una de cada tres mujeres ha experimentado algún tipo de violencia. Atender esta situación es urgente y requiere una respuesta integral del gobierno y de la sociedad, que incluya mejores servicios de atención, pero, sobre todo, mejores servicios de prevención.

También hemos aprendido que al ser la gestión institucional el marco de referencia para orientar la planeación, la programación, el uso, la transparencia, la evaluación y la rendición de cuentas de los recursos humanos y materiales en el quehacer institucional, su buena conducción es indispensable para una efectiva política de seguridad.

Para lograrlo requerimos voluntad política, una buena definición de metas, procesos de continuidad, y la participación sistemática y ordenada de diferentes actores relevantes en el territorio.

Otro aspecto notable, de lo aprendido los últimos años, es que necesitamos información de calidad para comprender el problema de la seguridad y la violencia. Requerimos la adopción de herramientas que midan el impacto del crimen. Es indispensable evaluar los resultados de políticas y programas, y diseñar intervenciones mejor focalizadas y más efectivas. Sin todo lo anterior, no podremos hacer políticas públicas eficaces en materia de seguridad.

Así, nuestro mayor aprendizaje ha sido tener muy claro que la seguridad ciudadana es mucho más que la lucha contra los delitos. La seguridad es el cumplimiento de normas de convivencia, la resolución de los conflictos, la eficiencia del sistema de justicia y del sistema penitenciario. Es decir, el fin último de la seguridad es la protección de los derechos y libertades de los mexicanos.

La ciencia de la seguridad y de la prevención de la criminalidad y la violencia son campos de reciente investigación. Aun así, se han multiplicado los estudios en ciencias sociales sobre el vínculo entre política y seguridad desde distintos análisis. Cuestiones como el control de las fuerzas, las reformas y la profesionalización policiales, la cultura institucional, la regulación de mercados ilegales, la reforma acusatoria y la naturaleza del sistema carcelario, entre muchas otras, han sido abordadas desde variadas disciplinas. Ahora nos toca generar una mejor política pública de seguridad.

JESÚS VALENCIA

TITULAR DE LA UNIDAD DE POLÍTICAS Y ESTRATEGIA PARA LA CONSTRUCCIÓN DE LA PAZ CON ENTIDADES FEDERATIVAS Y REGIONES

@VALENCIA_GUZMAN

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBueno / Malo / Feo

Bueno, malo y feo