China abre una nueva era de exploración espacial

El proyecto de exploración lunar se ha convertido en un hito en el desarrollo de la industria espacial de China; abriendo la era de la exploración de misterios...

Qiu Xiaoqi  / Embajador de China en México /  El Heraldo de México

A las 10:26 horas de este 3 de enero, después de 380 mil kilómetros y 26 horas de vuelo, el módulo de exploración Chang’e 4 de China hizo historia al realizar el primer alunizaje suave en el lado opuesto de la Luna y logró captar las primeras imágenes que fueron compartidas al mundo entero a través de las redes sociales, revelando el velo antiguo y misterioso de la Luna.

Los seres humanos nunca dejan de mostrar su romántica imaginación y su pasión por la exploración del universo. Debido a su rotación, el lado opuesto de la Luna es el hemisferio que nunca se enfrenta a la Tierra, conocido como el lado oscuro de la Luna. Iniciando el proyecto de exploración lunar en 2004, desde el mapa de la imagen de la Luna llena tomada por el Chang’e 1 hasta el primer salto en la detección de asteroides del Chang’e 2, desde la exitosa realización del sueño de la Luna del Chang’e 3 hasta ahora que por primera vez se logró un alunizaje suave en el lado opuesto de la Luna, el proyecto de exploración lunar se ha convertido en un hito en el desarrollo de la industria espacial de China; abriendo la era de la exploración de los misterios del universo en el espacio profundo. El detector Chang’e 4 alunizó en el cráter Von Carmen en la cuenca Antártico-Aitken, cuya composición y edad geológica son de la historia temprana del sistema lunar y solar, contando con un importante valor para el estudio académico.

Un pequeño paso de la misión Chang’e 4 que sin duda es un gran paso en la historia de la exploración del espacio.

Con el fin de mejorar el intercambio internacional y ampliar la apertura a la exploración del espacio, la misión Chang’e 4 no sólo lleva los proyectos experimentales de China, sino también carga científica de los Países Bajos, Alemania, Suecia y Arabia Saudita; concentrando la inteligencia humana para resolver los enigmas del universo y brindando oportunidades para la exploración del espacio. La misión Chang’e 4 llevó un detector de radio de baja frecuencia desarrollado por científicos chinos y holandeses para llenar el vacío en la sección de observación de baja frecuencia del campo de radioastronomía. Por parte de Alemania, la carga científica es un detector de partículas. Tras el alunizaje, comenzó el trabajo de investigación en la parte posterior de la Luna. Datos de radiación recopilados se transmitirán a la Tierra para estudiar los efectos de la radiación de rayos cósmicos en la salud de los astronautas.

En la exploración del espacio, China siempre ha estado abierta a la cooperación internacional. En mayo de 2018, en la ceremonia de apertura de la Conferencia de Oportunidades en la Estación Espacial China, en Viena, Pekín propuso que la Estación Espacial China abriría sus puertas al mundo e invitó a todos los países a participar. Todos los miembros de la ONU pueden usar la futura Estación para llevar a cabo experimentos en cabina. Se han presentado solicitudes de 36 proyectos de cooperación de 25 países.

En el viaje para descubrir dicha zona espacial desconocida, los astronautas chinos continuarán innovando junto con los países del mundo y realizando la nueva visión del universo en la realidad.

 

*Embajador de China en México

 

 

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónMartha Anaya / Alhajero / Heraldo de México

La mirada de Santiago Nieto